• José Musse

Regla 50: Aprende a quemar puentes


Aprende a botar gente de tu vida, acostúmbrate a dar portazos, se legendario por quemar puentes.


Toda nuestra vida escuchamos sobre edificar relaciones, construir puentes y de creer en segundas oportunidades. Esas creencias pueden hacer mucho daño y han creado generaciones confundidas. Creo que este es el camino pavimentado para el infierno. En Apocalipsis 3:15-16 dice Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.


Hay momentos en la vida en la que debemos ser definidos. Estas a favor o en contra de lo bueno o defiendes intereses subalternos por tu conveniencia. La gente falto de carácter, sin valores. Los tibios querrán no involucrarse, querrán quedarse callados. Si escuchan mentiras o injusticias miran a otro lado. Esos son cobardes, ⎯⎯los tibios⎯⎯ no merecen ni siquiera el infierno. Merecen el vómito de Dios.


Caracteres débiles e indecisos deben ser expulsados de tu vida. Nunca lograran nada, nunca aportarán nada. Solo ocupan un espacio nulo, son la nulidad en tu vida.

Sé lo que quiero y sé cómo lo quiero, siempre ha sido así. Ofrezco una amistad incondicional. No me mueve la venganza ni el despecho. No acepto menos de nadie. No acepto traiciones, no deslealtades.


Un hombre de calidad es directo, honesto. No tiene agendas ocultas o actúa a dos caras. Exijo lo mismo. Exijase dar lo mismo y no acepte nunca menos de otros.


Creo en construir puentes solo con ciertas personas. Las que han probado más allá de cualquier duda razonable que son patriotas, honestos, inteligentes, leales y tienen carácter para pararse firmemente ante cualquier adversidad y cualquier poder. Decir lo que piensan y defenderlo, aunque me contradigan y desafíen cada célula viva que tenga. Porque no tengo nada más que respeto para ellos y yo no puedo querer, si primero no admiro y respeto a una persona. He botado mucha gente de mi vida porque perdieron mi admiración y respeto.


Yo no cierro puertas, doy portazos. Yo no reparo amistades rotas, consigo nuevos amigos. Una vez que quemó un puente, no miro hacia atrás. La vida me dio muchos regalos, nunca un espejo retrovisor.


Soy egoísta. Hago todo eso para rodearme de mejores personas y modelarme en la imagen de ellos. Para aprender de gente más talentosa, más valiente.


Limpia tu casa interior, limpia tu vida. Rodéate de gente mejor que tú, que sabe más que tú, que hace las cosas mejor que tú. Ese es el primer paso para mejorar en la vida.


Para crecer y progresar hay que tomar decisiones que no son fáciles. Si uno no rompe con el pasado o con gente que no aporta nada en tu vida, entonces quitan y restan. Se vuelven el lastre que detiene tu progreso.


José Musse

Washington, DC.