• José Musse

Plan para vacunar al bombero peruano


Tenemos un padrón bomberil que sinceramente sirve para absolutamente nada. El padrón debía decir cuántos bomberos hay. Como esta, no responde esta simple pregunta. Es una lástima que los bomberos fallen nuevamente en temas tan básicos y simples. Es como un censo nacional que cuenta los fallecidos de hace 30 años.


Han entrado muertos, zombis, expulsados, es decir de todo. Gracias Larry Lynch, muchas gracias Ponce La Jara. Todo indica que la incompetencia de los oficiales bomberiles más que un horror, es un tema de tradición.


No importa cuántos grupos se creen. Solo debe vacunarse el grupo de bomberos que ha asistido y asiste regularmente a su unidad a cubrir servicio y es totalmente operativo. Grupos de riesgo como se ha definido en el boletín epidemiológico 01-2021 emitido por la Oficina de Atención Pre-Hospitalaria del Cuerpo. Obesidad, diabetes, problemas respiratorios, hipertensión, cardiopatías no están en condiciones de usar el uniforme ni ahora ni mañana, con la excepción de la obesidad, si es corregida.


Ser bombero hace 30 años y haber trabajado hace 10 años, no crea herencia, ni privilegios. No puede pretenderse confundir el ⎯⎯haber sido⎯⎯ por ⎯⎯ser⎯⎯


Extender vacunas a otros grupos es crear una lista de privilegios que el país no está en posición de ofrecer ni los bomberos de reclamar. El bombero peruano debe ser consecuente con su vocación de servicio hasta el último y no buscar privilegios, sino dar el paso a los más necesitados en el país. Digo, si queremos ser consecuentes con esa frase de servir… y no repetir el plato de los 487.


En oficio múltiple del 28 de enero el Comandante General ha dicho que el plan de vacunación de los efectivos bomberiles está en sus manos y es el único responsable. Brigadier General CBP Juan Antonio Ponce La Jara por Dios, haga las cosas bien.


José Musse

New York

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black