• José Musse

Los Bomberos beta y la responsabilidad del caso Vizcarra



El ex presidente del Perú, Martín Vizcarra se re-inscribe como bombero y dispara todo un escándalo nacional que golpeó al Cuerpo otra vez.


El padrón nunca fue depurado. No lo depuró el comandante general don Larry Lynch, no lo depuró la XXI Comandancia Departamental de Moquegua y no lo depuran en la Cia. de Bomberos Mariscal Nieto 74 de Moquegua, nadie vio nada extraño. A todos se les pasó, ninguno lo vio. Bombero y ciegos, bomberos y mudos. La palabra bomberos e incompetencia se escribe junto en el Perú.


El ex comandante general Larry Lynch no asume responsabilidad alguna, ninguno lo hace, nadie lo hace, nunca lo hacen. El actual comandante general Ponce La Jara, menos. Él era un alto oficial de bomberos e Intendente pero no sabía nada.


No hay cojones en el Cuerpo de Bomberos del Perú para enfrentar los errores y asumirlos. No hay hombría para decir ⎯⎯es mi culpa, es mi responsabilidad⎯⎯ Si Antonio Alarco naciera hoy y creciera con este ejemplo diría ⎯⎯¿Por qué yo? No es mi turno, le toca a ese⎯


Este no es el comportamiento típico en hombres. El hombre debe ser el más fuerte para proteger a los suyos. Es lo que típicamente aceptamos por masculinidad. La energía masculina es directa y fuerte, enfrenta y resuelve problemas. La femenina es suave e indirecta. Si hay peligro se oculta.


Si un hombre no asume sus errores, quién quiere creer que vestido de bombero tendrá los cojones para entrar a una casa incendiada y rescatar a una persona que no conoce. Si se mueren de miedo de perder un puesto y cargo, la sola idea de lesionarse debe aterrorizar a estos hombres afeminados.


Por más de tres décadas he estado viendo con pinzas el comportamiento de los latinoamericanos en general, pero especialmente analizando a los peruanos, que por ser uno de ellos, son lo que mejor conozco.


Estoy convencido que el peruano naturalmente es cobarde. Hay pocas excepciones en la historia del país, aunque en los últimos meses mi conclusión si bien no ha cambiado sea ha enriquecido. Quizá los que faltan son machos alfas.


Tenemos muchos machos betas. Son los que recogen las migajas de los alfa, los que persiguen e imitan a otros. Los que carecen de iniciativa, los que necesitan tomar ventaja de otros porque no pueden construirse su propias oportunidades. Se arriman al alfa para poder comer mejor porque están ahí justo cuando caen las migajas. Los beta son como el perro de la savana africana que come cuando el León deja las sobras.


Eso explica porque muchos bomberos están ahí para ser sobornados y ser parte de negociados con el estado peruano. Los betas no se ven creando empresa y teniendo éxito independientemente. Eso es para los alfa. El macho beta se mete en un organismo y lo vive, se alimenta como parásito. No tiene la fuerza para salir y tener éxito por sí mismo.


La característica más importante del macho beta es que necesita aprobación y eso precisamente se hizo con el Cuerpo de Bomberos del Perú, que nació como una institución privada y autónoma. Hoy día necesita su comandante general ser ratificado por el estado peruano y así poco a poco el gobierno peruano ha tenido más voz y voto. Es el beta el que necesita del fuerte y guía del poderoso. Porque solo está perdido, es hasta incapaz de reconocer la culpa de sus errores.



José Musse

New York