top of page
  • José Musse

La vida mancha, don Ponce La Jara

Updated: Jul 7, 2023


La prensa ha confrontado al comandante general Luis Ponce La Jara, sobre el caso de un bombero prófugo de la justicia, acusado de violación y su respuesta debe avergonzar a todo bombero, si es que no a todo ser humano.


La vida mancha a algunos, mientras que a otros les deja cicatrices, marcas que pueden ser medallas por ser resistente, por que son valientes sobrevivientes a todo lo que la vida les arrojo y es que el destino de algunos es más elevado que el de otros y para ello necesitan presiones y situaciones sobrenaturales que los ayuden a descubrir su potencial.


Sin embargo, esa no es la realidad de la mayoría, que no vivirán tales aventuras o desventuras, y no pasan más que de pisar caca por la vida. Tal es el caso del Comandante General de los bomberos estatales peruanos, Ponce La Jara.


Este bombero no es más el hombre que alguna vez fue y su origen provinciano no ha servido de nada para entender la raíz del problema del bombero peruano. Ha terminado condecorando y halagando infames figuras que son repulsivas y asquientas en todo aspecto. Aquel bombero cusqueño, que era diferente y que una vez, lo llamaron como la gran esperanza de provincia, ha demostrado que de pisar caca no pasa.


Una pregunta a todo bombero peruano que tenga ojos y oídos. Si este escribidor estuviera en servicio activo, y fuera mi nombre mencionado como el del violador. ¿Cree que no sería expulsado de inmediato? Quizás cree usted que esperarán sentados por la notificación.


Otra pregunta. Si la bombera violentada sexualmente fuera la hija de la presidente de la República, sinceramente cree que igual la respuesta del Comandante General Luis Ponce La Jara sería: “Bueno, habria que ver cuáles fueron las circunstancias” o “Estoy esperando la notificación oficial”


Eso nos deja a un Ponce La Jara, con su alma desnuda. La esencia de quien es realmente el actual comandante general como ser humano y no es bueno.


En sus declaraciones al diario El Trome del 18 de junio del 2023, dice literalmente el abogado y comandante de los bomberos estatales, Luis Ponce La Jara “Habría que ver cuáles fueron las circunstancias”. Bueno, realmente es penoso decirle esto a un abogado, pero si quiere saber las circunstancias debe leer la sentencia. Y, es que si debo explicarle a un abogado como se hace un trabajo legal, llegamos a un punto chapulinesco. Mejor, no le preguntemos cómo se apaga un incendio.


Más allá, esas palabras crean sombras de sospecha sobre la víctima. Triste y muy triste, lo bajo que se puede caer moralmente. Ni una palabra de solidaridad para la víctima, ni un asomo de justicia y nada de seguridades para el resto de mujeres bomberos del país.


¿Por qué el Cuerpo de Bomberos del Perú protege la mierda?



Para los que no lo tengan claro, no se trata de crear nuevas generaciones de bomberos, no se trata de sembrar nuevas semillas que germinen. El Cuerpo de Bomberos del Perú, es caca y nada bueno germinará. A lo mucho vendrán más moscas que lo verán como si fuera un criadero. La única visión para rescatar al bomberismo estatal, es botando a todos sus oficiales generales, filtrando al resto con una podadora gigante. Profesionalizando el servicio e imponiendo altos estándares de admisión y permanencia física y técnica.


El sistema está corrompido y corromperá al resto, como lo ha hecho con Ponce La Jara, que ha pisado caca, y está ensuciando en su caminar, apesta y no se ha dado cuenta.



José Musse

New York City


FOTO: Diario El Trome

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
bottom of page