• José Musse

Finanzas para bomberos

Updated: Oct 27, 2021


En los últimos meses en el Perú se ha venido discutiendo los beneficios de una pensión que favorece a los bomberos voluntarios luego de un cierto periodo de años de servicio. Independientemente de si esta medida es positiva o negativa, la realidad es que muchos bomberos llegan a la tercera edad en deplorables condiciones económicas.


Hay una expresión entre los Marines que dice: “Todos quieren ir al cielo, pero nadie quiere morir”. Todos quieren una vida resuelta, cómoda y sin penurias económicas pero pocos invierten tiempo en aprender finanzas. Todos quieren ganar la lotería, pero pocos saben cómo manejar sus finanzas personales. Las estadísticas muestran que el 70% de los ganadores de la lotería lo perderán todo en pocos años. En muchos casos, tan pronto como tres años.


Quisiera explicar algunos principios con los que espero despertar el apetito por conocer más sobre este tema. Primero, nadie se hace rico con un trabajo de 9 a 5.


Hay esencialmente dos tipos de ingresos que debe entender si desea lograr la libertad financiera. Esto significa vivir con comodidad y sin depender de un salario o pensión.

El primero es ganancia de capital y el segundo, flujo de capital.


La ganancia de capital es muy fácil de entender. Uno compra algo y lo vende por un valor más alto. La diferencia es la ganancia de capital. Uno compra una casa, la arregla, la mejora y la vende por más. Lo puede hacer con cualquier elemento disponible. Ropa, vehículos, comidas, propiedades, artesanías, etc. Lo mismo es si se compra acciones de valores en baja y se vende en alta.


Vivía en Lima cuando quise empezar a invertir en la bolsa de valores. No tenía mayor idea de qué hacer ni cómo empezar. Llamé a un agente de la bolsa y le dije que tenía $1500 dólares para invertir. Esencialmente me colgó el teléfono. En el mercado de valores estadounidense se puede empezar con $500. En la India no hay límites mínimos.


El segundo es mi favorito. Flujo de capital. Uno tiene un negocio y este produce dinero diariamente, mensualmente. Digamos que tiene una vivienda que alquila. Todos los meses generará ingresos. Debido a que las leyes de alquiler han sido sobre protectoras y favorecen al inquilino, en muchos países latinoamericanos se prefiere rentar cuartos.


Si compra valores en la bolsa, estas pagan dividendos. Cuando la empresa gana dinero, los distribuye entre sus accionistas. Hay, por esa razón, acciones que son muy cotizadas y deseadas. A diferencia de acciones en la bolsa jugadas para compra y venta, al usarlas como flujo de capital, el ingreso es automático en un periodo de tiempo. La revista Business Insider ha seguido varios casos de jóvenes sin mayor educación financiera, auditando sus reclamaciones de éxito financiero. Uno de ellos convirtió 3 mil dólares en un millón de dólares en 13 meses. Este explicó que seguía tendencias. Si una empresa comenzaba a crecer en la bolsa, sería caro comprar sus acciones porque su valor de cotización aumentaba por horas, pero este joven noto que otras empresas que ofrecen similares productos, crecerían también. Esas acciones eran las que compraba y luego vendía. Esto lo aprendí vendiendo en Amazon hace algunos años. Digamos que un libro se pone de moda y sus ventas crecen. Libros con temas similares también aumentarán sus ventas. Esta ley del seguimiento se aplica para todo tipo de producto.


Con la pandemia de Covid-19 y el aumento del trabajo remoto. Las computadoras de escritorio, laptops, escritorios, sillas y otros relacionados aumentaron sus precios. Mesas que se vendían en 50 dólares americanos alcanzaron precios especulativos de 350 dólares.


Jugar en la bolsa es time consuming y requiere nervios de acero. Más allá, permanente observación y rápida reacción. Hay varias aplicaciones que siguen lo que los famosos invierten. Lo que los políticos estadounidenses invierten y eso es un vistazo al futuro, pues compran acciones en lo que creen tendrá éxito y la información que ellos tienen, va más allá de lo que uno puede llegar a saber en toda una vida. Un grupo de senadores republicanos en Georgia que públicamente argumentaban la no letalidad del Covid, invirtieron en las primeras semanas de iniciada la pandemia en empresas funerarias, bolsas para cadáveres y fabricantes de máscaras. Justo después de recibir un informe de inteligencia que explicaba el riesgo nacional de la seguridad que este virus impone.


De 9 a 5 se puede trabajar por un salario, pero de 6 a 11 se trabaja para construir un imperio. Para quien quiere una vida cómoda, no hay tal cosa como vacaciones, ni fines de semana, ni fiestas. Al menos no, en los primeros años. Se requiere disciplina. Dormir bien, hacer ejercicio, leer, estudiar, tomar clases, adquirir nuevos skills. No hay gente exitosa que no sea disciplinada.


Hay un tipo de ingreso que es mi favorito y en el que más invierto en estos días. Se le conoce como ingresos pasivos. Produce y trabaja en crear un producto y este se vende indefinidamente. En mi caso, uno de mis ingresos pasivos es licenciar fotos. Cada vez que alguien compra mis fotos, recibo un ingreso. Trabajé una vez y ahora recibo capital indefinidamente. Como es licenciada a través de una agencia, ni siquiera necesito intervenir en las negociaciones ni en cobranza. Los derechos de propiedad me protegen, después de mi muerte mis herederos seguirán recibiendo los dividendos por 70 años.


Este 31 de octubre, millones volverán a ver la película Halloween de John Carpenter, producida en 1978. Los dueños de la película recibirán una suculenta cifra este año como en el pasado. Entender ingresos pasivos me hizo ingresar a la producción cinematográfica. La venta de mis libros, que escribí en el 2012 me siguen generando dividendos. Un tercero los imprime, empaca, transporta y cobra en mi nombre.


He conocido mucha gente brillante; violinistas virtuosos, arquitectos talentosos, ingenieros capaces, abogados eruditos y muchos de ellos muy pobres. ¿Por qué? La respuesta es simple. Hacer dinero, crear riqueza es una habilidad que se aprende y generalmente está muy separada de la carrera o profesión que se ejerce. Uno puede ser el mejor profesional del mundo, pero si no entiende finanzas y negociación no siempre disfrutará de una vida cómoda.


Si usted es bombero voluntario, tiene 40 años, se acerca a esa edad o ya la pasó y no goza de libertad financiera o está por lograrla y solo depende de un salario, usted corre serio peligro. Probablemente dedicar horas al servicio público como bombero no es lo más prudente. Su futuro no es prometedor y es probable que solo dependa de la misericordia pública en su avanzada edad.


Crear al menos siete fuentes de ingreso es lo que recomiendan muchos expertos. Entiendo que es absolutamente complicado, que requiere investigación, análisis, creatividad y trabajo duro. Aprender a generar dinero requiere que uno pierda dinero, es parte del aprendizaje. Tome riesgos calculados. 10 dólares americanos en bitcoins en el 2010, ahora valen 400 mil dólares.


Como todo en la vida el éxito está reservado para el que insiste y tiene la mente abierta. La vida es una carrera de resistencia, en la que no siempre gana el más fuerte sino el más inteligente. Educarse en finanzas nunca es una mala idea.


José Musse

New York City



Foto: Maitree Rimthong