• José Musse

El desafio del bombero chileno


Las denuncias de abuso a mujeres bomberos en Chile es espeluznante, si las cifras son ciertas, los bomberos de Chile tienen un gran problema en las manos.


Los bomberos de Chile han sido los que mejor reputación han tenido en la región y eso puede cambiar rápidamente. Esta reputación está basada en dos pilares. El país es uno de los más ordenados y prósperos. Aunque últimamente las noticias nacionales no apuntan en esa dirección. El otro pilar se sostiene por los logros e historia de la Academia Nacional de Bomberos. Si aprenden, estudian y perfeccionan, deben ser buenos. Pero la ANB no está directamente relacionada con lo que pasa operativa y administrativamente en cada estación de bomberos y ahí está en juego toda la reputación de los bomberos de Chile.



El país luce caótico por momentos y la ANB no son los bomberos de Chile. Noticias de corrupción y malos manejos no han sido extrañas a los bomberos chilenos, pero abusar, acosar mujeres es lo más bajo que una institución puede caer. Ocurriendo en repetidas situaciones y lugares, demuestra un desmanejo disciplinario de proporciones épicas. Si se puede molestar sexualmente a una mujer sin consecuencia, esencialmente en esos cuarteles de bomberos puede pasar cualquier cosa.


Lo grave no es que pase, sino que haya estado ocurriendo y no hayan actuado las cabezas y tal inacción ha obligado a la denuncia pública. Una institución que no corrige a tiempo, solo es un desmadre institucional. Quizá los bomberos voluntarios de Chile han sido sobrevalorados en la región.


Los bomberos de Chile tienen esta disyuntiva. Históricamente en la región se persigue y criminaliza al que denuncia un delito o abuso, se odia al que señala la falla en lugar de condenar y perseguir al que infringe e incumple.


Así que los Bomberos de Chile mejoran o se van al traste. Será decisión de ellos. Hacer lo que siempre se ha hecho. Joder al que denuncia, callar a las mujeres, limitar su ingreso porque su presencia crea tentacion y los bomberos de Chile son tan debiles mental y emocionalmente que no saben controlarse ante la tentación. Seguro si no se controlan frente al atractivo femenino, tampoco a la oportunidad de una joya o reloj fino. El que abusa no tiene condiciones para servir.


Eso sí, pueden los bomberos de Chile tomar un extraño y raro camino. Mejorar. No pretender que es el deporte favorito en Sudamérica, sino expulsar a los bomberos en falta, colocar políticas claras, establecer códigos y normas que aseguren protección a las denunciantes, creando procedimientos claros que intimiden a cualquiera que quiera acosar a una mujer bombero. En resumen, que realmente se propongan políticamente erradicar casos de este tipo. Lo que es durísimo porque se trata de botar al amigo, al compadre.


Quizá los bomberos de Chile no lo sepan, pero se juegan su nombre y una vez que se pierde, no se recupera. ¿Hacer las cosas bien o proteger al amigo?, al coleguita como dicen los españoles. ¿Qué les será más importante?


José Musse

New York City