top of page
  • José Musse

Comprendiendo el Rol de los Jugadores en un Equipo Exitoso


El factor más importante para crear un equipo exitoso es fomentar una cultura de seguridad psicológica. Cuando los miembros del equipo se sienten seguros para expresar sus ideas, tomar riesgos y desafiar el pensamiento convencional sin temor a críticas o juicios, la creatividad florece. Este ambiente promueve la comunicación abierta, la colaboración y la exploración de perspectivas diversas, que son esenciales para generar soluciones innovadoras y superar límites. La seguridad psicológica permite a los miembros del equipo involucrarse plenamente en los procesos creativos, compartir sus ideas únicas y aportar lo mejor de sí mismos para alcanzar objetivos comunes.


En el panorama empresarial actual, rápido y competitivo, la capacidad de innovar y pensar de manera creativa a menudo distingue el éxito de la estagnación. Construir un equipo creativo exitoso requiere un equilibrio delicado de talento, comunicación y liderazgo estratégico. Además, comprender la dinámica entre jugadores A, B y C puede impactar significativamente la cohesión y productividad del equipo. Aquí tienes una guía completa sobre cómo cultivar y mantener un equipo creativo próspero teniendo en cuenta estos elementos clave.


Una piedra angular de cualquier equipo creativo exitoso es la diversidad en habilidades y perspectivas. Los jugadores A, caracterizados por su desempeño excepcional y cualidades de liderazgo, aportan no solo experiencia técnica sino también un impulso para innovar y sobresalir. Son catalizadores del cambio, superando límites e inspirando a sus compañeros.

¿Sabes quiénes son tus jugadores A? Identificar a los miembros del equipo que consistentemente buscan nuevas herramientas, tecnologías y oportunidades de aprendizaje típicamente implica observar comportamientos y actitudes específicas: curiosidad, iniciativa, entusiasmo por la innovación y fuertes habilidades para resolver problemas. Autores como Jim Collins en "Good to Great" y Peter Cappelli en "Talent on Demand" discuten cómo las organizaciones pueden cultivar jugadores A invirtiendo en su desarrollo y alineando sus habilidades con los objetivos estratégicos.


Los jugadores B, aunque no tan consistentemente excepcionales como los jugadores A, forman la columna vertebral del equipo. Contribuyen con un trabajo sólido y confiable y mantienen la estabilidad dentro del grupo. Su competencia y fiabilidad aseguran que las tareas diarias se manejen de manera eficiente, proporcionando una base estable para que la creatividad florezca. El Corporate Leadership Council, como reporta Forbes, subraya la importancia de proporcionar a los jugadores B oportunidades de desarrollo adaptadas a sus fortalezas y áreas de mejora. Este enfoque no solo mejora el rendimiento individual, sino que también contribuye al éxito general del equipo.


Los jugadores C, por otro lado, a menudo tienen dificultades para cumplir con las expectativas. Pueden carecer de las habilidades necesarias o la motivación para desempeñarse al nivel requerido. Reconocer su potencial de crecimiento y proporcionar apoyo a través de capacitación o mentoría puede ayudar a elevar su rendimiento y contribución al equipo.

La comunicación eficiente es fundamental para fomentar la creatividad y mantener la cohesión del equipo. Una cultura de apertura y colaboración anima a todos los miembros del equipo a compartir ideas, proporcionar retroalimentación y contribuir a la resolución colectiva de problemas. Las reuniones regulares del equipo, las sesiones de lluvia de ideas y las herramientas colaborativas son fundamentales para facilitar este intercambio de ideas.


El jugador A prospera en entornos donde sus contribuciones son valoradas y sus cualidades de liderazgo son reconocidas. A menudo toman la iniciativa para fomentar la colaboración y llevar los proyectos adelante. Los jugadores B contribuyen participando activamente en las discusiones y aprovechando su experiencia para apoyar los objetivos del equipo. Para los jugadores C, alentarlos a expresar sus ideas y preocupaciones en un ambiente de apoyo puede ayudar a aumentar su confianza y compromiso.


Sin embargo, hay un riesgo. Los jugadores de nivel C son la razón principal por la que los jugadores de nivel A renuncian. Los altos rendimientos tienen baja tolerancia para el bajo rendimiento. La investigación muestra que el entorno de trabajo afecta significativamente el rendimiento. Un estudio realizado por la Kellogg School of Management de la Universidad Northwestern destaca que estar en proximidad (dentro de un radio de 25 pies) de un alto rendimiento puede aumentar la productividad en un impresionante 15%. Por el contrario, estar cerca de un bajo rendimiento puede reducir la productividad hasta en un 30%.


James Clear, un experto en Psicología del Comportamiento, escribió que el entorno es más importante que la motivación en su artículo "Motivation is Overvalued. Environment Often Matters More." El liderazgo tiene un impacto significativo en los resultados organizacionales. Ya sea el CEO, director o gerente, su impacto puede ser profundo. Un mal liderazgo puede llevar a una alta rotación y un aumento de las licencias por enfermedad entre el personal, mientras que la moral y la productividad sufren. Esta situación a menudo resulta en estrés elevado, depresión y problemas de salud física, lo que requiere compensaciones laborales costosas y reduce la productividad general.


José Musse

New York City

Comments


  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
bottom of page