• José Musse

Bomberos panzones


Hace unas semanas en Bucaramanga se alborotaron las cosas porque un ex alcalde llamó a los bomberos panzones y ociosos. Los ofendidísimos bomberos demandaron por 327 millones de pesos, unos 88,427 dólares estadounidenses. Reclaman daños, que según el comandante de los bomberos Edgar Ochoa, afectó imagen y salud. Necesitaron ver psicólogos.


Antes de continuar con mi comentario, debo decir que no conozco más que lo se ha ventilado en los medios de comunicación. Sorprendido porque si esto es verdad, esos bomberos son demasiado frágiles mentalmente. Me pregunto si bomberos con tal debilidad mental que no toleran crítica podrían ver un cuerpo quemado, un herido sangrante. Y, si todo es pura pataleta y berrinche, mi preocupación es por llamados funcionarios públicos, que se dicen servidores pero que se rompen con cualquier cuestionamiento.


Lamentablemente esto es un mal muy común entre los bomberos latinoamericanos, más frecuente entre los voluntarios. Hay mucho engreimiento y un sobre sentimiento de que por el trabajo que hacen, los hace intocables y que la sociedad debe rendirles pleitesía y nunca cuestionar su eficiencia. Creo que como el rey Luis XIV de Francia, ambos se creen figuras ungidas y elegidas por el Divino.


Si te dicen barrigón o panzón. Por favor, detengámonos, pensemos por un momento. Razonemos si hay verdad y ver si hay que trabajar en una dieta sana y ejercitarnos. Si dicen que llegamos tarde a la escena. Otra vez, detengamos, meditemos y mejoremos. Busquemos soluciones a las críticas y cuestionamientos.


Atacar al que critica, no nos hace mejores. Buscar la verdad de los argumentos y trabajar duro en las críticas nos hace mejor.


Por cierto. ¿Cuántos panzones hay en tu servicio de emergencia? El burro nunca aprende de sus errores. El inteligente avanza aprendiendo de los errores de otros. Hacer algo, antes de que tu servicio sea criticado por sus panzones.


Los bomberos, especialmente los voluntarios. Se llenan la boca diciendo que se sacrifican por la sociedad, pero son ¿incapaces de ponerse en forma? ¿Qué clase de sacrificio hacen? Porque el que no está en forma no puede hacer este trabajo, simple como eso. No hay más vuelta que darle, ni excusa que lo resuelva.


José Musse

New York City


Foto: Artem Podrez

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black