• José Musse

Acoso y bullying de bomberos



Un tema del que poco se habla en la región, es lograr una administración de compañías de bomberos exitosa. Hoy en día significa tener un programa contra el acoso sexual y violencia. Hemos visto cómo este problema ha explotado en las manos de los bomberos de Chile, precisamente por falta de políticas y procesos de seguimiento efectivos.


En el 2011, el Centro de Entrenamiento de Bomberos Profesionales publicó un afiche anticipando este tipo de problemas, que a todas luces ha sido insuficiente. Se necesitan políticas claras, cursos de capacitación para detectar y corregir estos problemas. En la ciudad de New York, toda empresa con más de 30 empleados debe completar un programa online de una hora. Al terminar el programa y responder un examen se genera una certificación digital válida por un año. Es obligatorio volver a certificarse cada año, no hacerlo es motivo de despido.


Si un empleado o ejecutivo dice fuck (joder) una palabra muy metida en la cultura española, es suficiente para abrir un expediente de acoso sexual que seguramente llevara a una investigacion y sancion del empleado por el area de recursos humanos. Si el empleado no queda satisfecho, puede llevar su caso a nivel de gobierno del estado o ir a un abogado para iniciar una demanda legal.


Decir en el enojo joder o fuck puede resultar exagerado para la mayoria, inclusive para los mismos estadounidenses, pero ese es el cuidado que toman ciertas sociedades para mantener los mas sana posibles las relaciones laborales.


Decir que bonita te ves, qué bien te queda esa ropa, o regalar rosas se han convertido en inapropiadas en el escenario laboral moderno.


Bullying


De acuerdo al artículo Workplace Bullying in the United States Fire Service, en los servicios de bomberos de los EE.UU., el bullying es alarmantemente alto, podría casi ser el doble de otras empresas.


Es importante que los oficiales sean evaluados y supervisados para monitorear casos de abuso o bullying. En el Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú (CGBVP), ha sido concurrente el acoso sexual entre instructores y alumnas bomberos, sin que se establezcan sanciones ejemplares. Solo se ha barrido la mugre debajo de la alfombra.


He visto cuarteles de bomberos donde sus miembros se juntan en un círculo y comienzan a burlarse de uno o varios de ellos. Burlándose de sus logros, opiniones, apariencia física, vestimenta. Acabar con el acoso laboral donde se ha institucionalizado como parte de la cultura de la organización es difícil pero no imposible de eliminar. McDonald's ha tenido un lema que dice: Si tienes tiempo para sentarte, tienes tiempo para limpiar. Parafraseando ese principio, diría: Si tienes tiempo para burlarte, tienes tiempo para entrenarte.


Un cuerpo de bomberos que gradúan cientos de bomberos anualmente generalmente es un signo de problemas. Es la consecuencia de alta rotación, de que los bomberos son una puerta giratoria, incapaz de retener y mantener interesados a su propio personal y generalmente es por abuso, acoso e incapacidad de sus oficiales.


Es hora de detener los chistes de doble sentido, comentarios sexistas, degradantes y minimizantes de la capacidad y aspiraciones de otros bomberos. Hacerlo nos convertirá en una mejor sociedad.


Si un servicio de bomberos no tiene una politica clara, cursos sobre comportamiento que prevenga bullying o acoso sexual no vive en este siglo y solo demuestra que sus oficiales no estan a la altura de la situación.


José Musse

New York City


Foto: Kinh