top of page
  • José Musse

Manejo de entradas y salidas de aire




¿Estas ingesando al interior de un edificio por la entrada de aire o por la salida del humo? La ruta del flujo del fuego se define como el camino que sigue el aire u oxígeno al ingresar para alimentar el fuego, así como el trayecto que sigue el fuego, el humo o el calor para salir del edificio. Comprender este flujo es crucial para los bomberos, ya que les permite determinar lo que ocurre dentro de una estructura en llamas, cómo abordar la situación y cómo contribuir a extinguir el incendio en lugar de agravarlo. Al mismo tiempo, esto ayuda a garantizar la seguridad de los bomberos y a reducir rápidamente los riesgos para las posibles víctimas.


Algunas preguntas clave que deben considerarse incluyen:


¿Cuál es la fuerza y dirección del viento?

¿Existen ráfagas de viento que puedan afectar el fuego?

¿Hay aberturas por donde pueda entrar aire o salir humo/fuego?

¿Existen múltiples aberturas o solo una?

¿Es probable que el incendio se encuentre únicamente en una habitación o se haya propagado a otros niveles?

Si se está ingresando desde el punto más alto de un edificio de dos niveles, ¿existen posibles aberturas debajo de nosotros?


El éxito de la operación depende de realizar una evaluación efectiva de 360 grados antes del despliegue, siempre que sea posible, y de continuar reevaluando la situación en curso.


Los bomberos emplean técnicas como la ventilación para controlar un incendio. La ventilación implica permitir que el humo y el calor salgan de una habitación en llamas o del edificio en general. Esta acción beneficia tanto a los bomberos como a posibles víctimas. Sin embargo, realizar la ventilación demasiado pronto o de manera incorrecta puede empeorar rápidamente el incendio al proporcionar una ruta abierta para la entrada de aire. Los equipos de WGFC han discutido cuándo y cómo llevar a cabo la ventilación, así como la importancia de combinar esta técnica con el uso de mangueras para combatir el incendio. En casos de incendios en pisos superiores y áticos, se resalta la importancia de abrir agujeros en el techo para liberar el calor extremo, lo que permite a los bomberos abordar estos tipos de incendios.


La gestión de la ruta del flujo implica controlar estratégicamente el flujo para obtener ventajas tácticas. Es posible disminuir la tasa de crecimiento del fuego al cerrar o restringir las entradas y salidas. Además, una gestión deliberada de la ruta del flujo puede aumentar la seguridad de la tripulación mientras avanzan con las mangueras.


Fuentes de referencia:

CTIF, "Sobrevivir en el camino del flujo".

FireDynamicsTraining, "Ruta de flujo".

Ingeniería contra incendios, "Ventilación contra incendios y control de trayectorias de flujo: Michael Reick".


José Musse

New York City


Foto: Michael Noel.

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
bottom of page