• José Musse

El oscuro legado de Duilio Nicolini

El que fuera Inspector Duilio Nicolini no usó sus conocimientos para mejorar el Cuerpo de Bomberos del Perú. Por el contrario, como abogado ayudó a muchos bomberos acusados por la justicia peruana de corrupción. Dañó varias carreras, amenazó e intentó intimidar a muchos más cuyo único reclamo era limpiar de malos bomberos que se aprovechaban de la institución enriqueciéndose personalmente.


La orden de la bandera a media asta del Comando Nacional es un asco y una burla a todos los bomberos honestos que han fallecido luchando por limpiar y mejorar el bomberismo peruano. Que no son pocos y cuando enfermaron, ni siquiera se les facilitó como a Belisario Espinoza una ambulancia. Debiendo literalmente arrastrarse después de sus sesiones de quimioterapia. Tampoco olvidemos como se maltrató al Brigadier Rómulo Dávila, quien fue degradado por venganza de los corruptos que terminaron politizando y desmantelando lo bueno que había. Dávila falleció sin ver justicia.


Pero el Comandante La Jara está honrando a Duilio Nicolini poniendo la bandera a media asta. Pocos días en el mando y ya vemos lo que él siente obligado a rendir tributo. Las palabras importan, los gestos también.


El abogado Duilio Nicolini, en el 2003, el mismo día que el papito del niño Goyito Panizo fue nombrado Jefe del Servicio Nacional de Inteligencia por el Presidente Toledo, me amenazó. Su carta y mi respuesta fueron publicadas en esta revista hace varios años y están para la lectura de todo interesado. Desde ese episodio lo bauticé con el título de abogado de la corrupción.


Esa carta es el mejor testimonio, pues viene del mismo Nicolini y queda plasmada su defensa de la corrupción y de cómo la apoyaba por convicción y como él mismo negaba su existencia. Siete años después esa enfermedad descabezó a la institución bomberil. Por esta corrupción que decía no existía, han debido salir varios comandantes generales, entre ellos Juan Piperis y Ángeles Bachet.


Fue la prensa misma quien lo presionó para que explique lo que él haría al ser sentenciado por corrupción el comandante general Bachet. Sí finalmente lo condenan, no solo deja de ser comandante general, sino que además sería expulsado del CGBVP. La sentencia ahora es de primera instancia y lo que se va a ver es la apelación en la Corte Superior, por lo tanto, la presunción de inocencia se mantiene incólume, si no, yo sería el primero en exigir que se cumpla la Constitución y la Ley, dijo.


Sentencia en primera instancia, ya se sabe lo que se viene. Es solo alargar la agonía. Un abogado sensato aconseja la renuncia con dignidad y para ahorrar tiempo y vergüenza al Cuerpo de Bomberos. Un abogado comprometido con la corrupción prefiere luchar hasta el final.


Duilio Nicolini pertenece a esa generación de jefes de bomberos comprometidos en comprar equipos ⎯⎯sabemos por qué⎯⎯ pero no se preocupo por igual en que el bombero sepa usarlo correctamente.


En la película coreana Along with the Gods dirigida por Kim Yong-Hwa, un bombero fallece para descubrir que haber sido bombero no lo excluye de tener siete juicios en 49 días. Acompañado por tres ángeles guardianes que lo escoltan y se encargan de su defensa. Cada uno de los siete juicios es presidido por un Dios. El primero los sorprende a todos, ⎯⎯El Infierno de los Asesinos⎯⎯ pues el bombero no reconoce ser parte de ningun asesinato. Uno de los ángeles guardianes le advierte que hay asesinatos involuntarios e indirectos.


Es ahí cuando el espíritu acongojado del bombero Kin Ja-Hong, recuerda haber dejado morir a otro compañero bombero durante un terrible incendio.


Responsabilidades


Duilio nos mató muchas veces. Hay muchas formas de salvar vidas y ayudar a la comunidad. No se necesita ser bombero, doctor o enfermero. Un político que construya un hospital también lo hace, pero sí se enriquece al hacerlo, el dinero que va a su bolsillo para su beneficio personal, obviamente no fue para adquirir mejores instalaciones y equipos, por tanto, al no tener algo mejor de lo que se pudo tener, se impactarán vidas.


Un cuerpo de bomberos incompetente cuesta vidas, muchas vidas y genera perdidas para la sociedad incalculables. Una sociedad frágil como la peruana, con una economía incipiente donde los seguros son un lujo de una clase social, un incendio aunque sea pequeño significa un terrible trauma. Puede ser un pequeño automóvil, una experiencia que los bomberos que responden al incidente podrán olvidar pronto. Para el que vió su auto arder, puede significar perder su sustento de vida y una familia puede verse enfrentando problemas para poner un plato de comida. Si hay niños en esa familia que no sean alimentados apropiadamente, sufrirán las consecuencias de por vida por malnutrición. Su cerebro e inteligencia nunca llegará al potencial que hubiera llegado sin ese insignificante incendio.


Un cuerpo de bomberos incompetente y repleto de mediocres sirven muy bien a una cúpula dirigencial que nunca vera en peligro sus privilegios. Demasiado imbéciles para darse cuenta que su estupidez calza perfectamente y sirve a sus mandamases. El atraso en el bomberismo peruano no es natural, es artificial. Construido con intención. Duilio Nicolini ayudó a instrumentar cambios en las leyes y reglamentos de bomberos para asegurar esos privilegios y ese atraso. El Cuerpo de Bomberos del Perú, no fue mejor con Duilio Nicolini, por el contrario contribuyó en su mierdización.


Su muerte significa que él deberá responder por sus actos en un lugar donde poses, mentiras, ilustrados juegos de palabras, manipulación de leyes no sirven para nada. Una advertencia de un camino que están siguiendo muchísimos en el Comando Nacional, que huele a azufre.


José Musse

New York

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black