• José Musse

Anatomia del Backdraft


Un backdraft es probablemente el fenómeno más fascinante en el estudio de la ciencia y dinámica del fuego. Hollywood le dedicó una película en 1991, que se convirtió en Box office recolectando 152 millones de dólares. Basada vagamente en la vida de los hermanos Hoff en el servicio de bomberos de Chicago. Ray Hoff fue la tercera generación de bomberos y sirvió como capitán en la Estación 46. Falleció en el 2011.


La película convierte el backdraft en un personaje vivo y engañoso. Lo que revela la fascinación que despierta entre los bomberos y no se equivoca en lo difícil que es predecirlo y reconocerlo.


Entender la teoría de lo que genera un backdraft es muy simple. Una habitación cerrada arde y luego se sofoca, porque encerrado no encuentra oxígeno para seguir respirando. Una entrada de aire fresco es lo único que necesita para explotar. En esta teoría se explica que si se encuentra una corriente de aire que es succionada se debe evacuar porque un tsunami de fuego barrera todo a su paso.


Suena simple, parece sencillo reconocer las señales pero en un ambiente donde los bomberos trabajan bajo presión, cargando equipo con limitada visión, desplegando mangueras, buscando víctimas no siempre se le dedica tiempo para leer el edificio.


Colocar oficiales de sector que observen la dinámica del fuego en los lados A, B, C, D ayuda bastante. Sin embargo, si el backdraft se desarrolla profundo en una habitación del edificio donde las señales son invisibles desde fuera, los equipos de primera respuesta pueden entrar a una zona letal. Esto es precisamente lo que pasa todos los años que bomberos altamente entrenados quedan envueltos en este fuego explosivo.


No todos los bomberos entienden la diferencia entre flashover y backdraft. Algunos sostienen que un backdraft es un tipo de flashover. La verdad es que un flashover es la ignición simultánea de materiales súper calentados y un backdraft es generado por entrada de oxígeno en un espacio encerrado.


Ese aire que ingresa succionado puede ser por una puerta o ventana agrietada por el mismo calor del fuego. Desafortunadamente no siempre son detectables este ingreso de aire y lo que es peor, no porque ingrese aire siempre se generará un backdraft. Puede ingresar aire en un ambiente super calentado pero en una mezcla apropiada en lugar de reaccionar violentamente sólo volverá a arder hasta regresar al estado de flashover o simplemente quedará en pequeñas brazas en materiales carbonizados. Todo depende de las proporciones que existan.


Las mejores academias de bomberos educan a sus alumnos en simuladores de flashover y backdraft y como ejemplo de lo impredecible que pueden ser aún en ambientes controlados, suelen ocurrir accidentes.


La mejor forma de prevenir un backdraft es con ventilación vertical. Algo no siempre posible o práctico en estructuras de concreto, las mismas que son frecuentes en América Latina. Quizá deberíamos modificar el código de construcciones pero sin data, es imposible justificarlo.


José Musse

New York City