top of page
  • José Musse

El Incendio de Valencia: De Londres a Lima




Aunque el reciente incendio fatal en el distrito de Campanar en Valencia, la tercera ciudad más importante de España, cuya cifra total de muertes aún se desconoce, debe ser investigado adecuadamente antes de sacar conclusiones. Sin embargo, podemos comprender que el poliuretano en la fachada exterior ha sido un contribuyente importante en este desastre.


Lo cierto es que el fuego, desde su inicio hasta que esencialmente consumió todo el complejo habitacional, duró aproximadamente una hora. Es algo muy difícil de concebir si no fuera por la acumulación de varios elementos.


He tenido la experiencia de trabajar en Nueva York con ingenieros y arquitectos, discutiendo sobre la importancia de eliminar revestimientos combustibles en proyectos específicos. Después de los trágicos sucesos en la Torre Grenfell de Londres, los incendios en las fachadas continúan siendo una preocupación a nivel global.


La NFPA 285: Método de Prueba de Fuego Estándar para la Evaluación de las Características de Propagación del Fuego de los Ensamblajes de Paredes Exteriores que Contienen Componentes Combustibles, fue creada inicialmente en 1998 (ahora está en su edición 2023). Si se hubieran seguido sus recomendaciones, este edificio en Valencia nunca debería haber sido construido con materiales combustibles. Lo que más entristece es que esa pérdida de vidas era totalmente evitable.


Es cierto que una norma estadounidense no es ley ni debe ser de cumplimiento mandatorio, pero tampoco lo es en Estados Unidos, ya que la NFPA no es una entidad estatal o federal. Sin embargo, es una gran referencia global sobre seguridad contra incendios. Una muy usada por ingenieros y arquitectos.


Desde la década de 1980, se han desarrollado nuevos sistemas para las paredes exteriores, con el objetivo de mejorar tanto la estética como el rendimiento de las fachadas. No obstante, en tiempos recientes, hemos observado un incremento en los incendios de rápida propagación que implican estos revestimientos en rascacielos ubicados en ciudades como Dubái, Shanghái y Londres.


La NFPA ha llevado a cabo investigaciones y ha proporcionado recursos para auxiliar a propietarios de edificios y autoridades en la evaluación del riesgo de incendio en sus carteras de edificaciones de gran altura, así como en la identificación de los procedimientos de prueba de incendio adecuados al momento de diseñar nuevas construcciones.


La compañía estadounidense que proporcionó el revestimiento utilizado en la Torre Grenfell de Londres afirmó haber suspendido las ventas mundiales del producto para ser utilizado en edificios de gran altura. ¿Qué hay de los edificios de poca altura?


La Torre Grenfell también carecía de otras características básicas de seguridad contra incendios, incluida la ausencia de alarmas contra incendios, rociadores y una salida de incendios, con solo una escalera. Además, según informes, se advirtió a los residentes por parte del Cuerpo de Bomberos y de la empresa de administración que se quedaran dentro de sus apartamentos en caso de incendio, porque se suponía que el edificio estaba hecho para resistir incendios.


Un destacado ingeniero australiano en seguridad contra incendios, Stephen Kip, profesor adjunto en la Universidad de Victoria, dijo que el revestimiento de aluminio compuesto del estilo implicado en el incendio de la Torre Grenfell en el oeste de Londres se utilizaba en "miles" de apartamentos de gran altura y otros edificios, a pesar de solo estar aprobado para su uso en interiores o en edificios de baja altura en Australia. Comparó la tarea de eliminar revestimientos de aluminio inflamables de edificios de gran altura con la eliminación del asbesto en el país, diciendo que podría afectar a decenas de miles de edificios.

El material también fue culpado por el incendio "casi fatal" en el edificio Lacrosse en Docklands de Melbourne en 2014.


La mayoría de esos edificios están revestidos con paneles compuestos de aluminio con un núcleo de polietileno, que son altamente inflamables. Los paneles de aluminio ignífugos y sólidos están disponibles pero son considerablemente más caros.

La investigación encontró que la "rápida propagación vertical" del incendio, provocado por un cigarrillo en un balcón del octavo piso y que se extendió hasta el techo del edificio de 23 pisos en 15 minutos, estaba "directamente asociada" con el revestimiento de aluminio con núcleo de polietileno.


Esto es una alarma que debe llevar a revisar los códigos y permisos de construcción, no solo en España, sino también en toda América.


Perú, especialmente debido al boom inmobiliario de la construcción, donde los rascacielos comienzan a poblar el paisaje, debería prestar mucha atención a lo que sucedió en Londres, Melbourne y ahora en Valencia.


José Musse


Comments


  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
bottom of page