• José Musse

Zapata y la Corrupción de los Bomberos Peruanos

La primera vez que escuché un rumor de corrupción en una de las empresas de los Zapata fue en 1992, habría involucrado a Tecnin del Perú y el rumor que flotaba en el aire era que la Empresa Nacional de Puertos S.A (ENAPU) estaba comprando una bomba portátil contra incendios y la empresa de los Zapata pretendía vender una bomba de incendios que no cumpliría los requisitos técnicos estipulados. Se decía que habría cambiado las especificaciones del catálogo. Justamente lo que el reportaje periodístico acusa a otra empresa de los Zapata, en el caso de los equipos de respiración autónoma que adquirió el Cuerpo de Bomberos del Perú.






Conocemos los nombres de los bomberos sospechosos de corrupción y de aquellos que han terminado con sentencias penales. Castigamos a los corruptos que usando fondos públicos se prestan al juego del enriquecimiento ilegal, pero no estamos castigando al instigador, al que ofrece el soborno. Que, para todo propósito inicia el delito.


El bombero procesado por corrupción termina expulsado, sin reputación y muchas veces con una reparación civil que pagar. El empresario que soborna no ve ninguna consecuencia, no afronta ninguna pena y continúa en su andar. Logra beneficios muy lucrativos y está incentivado para hacerlo otra vez. Es importante que los Sergio Zapata y José Zapata que hay en el país, haciendo negocios con el Estado sean investigados y sancionados en caso se pruebe delito.


No hay nada malo en hacer negocios con el gobierno peruano. El problema radica en sobreprecios y venta de material inservible. En los últimos años el Cuerpo de Bomberos del Perú ha comprado uniformes que se queman, ambulancias que no funcionan, equipos de respiración que no son útiles para el combate de incendios, solo por mencionar algunos casos. Esto genera no solo pérdidas económicas, impide al país prestar mejor servicio a sus ciudadanos, corta su progreso y bloquea la mejora de calidad de vida. Es un robo de oportunidades para ser mejor país, todo provocado por intereses subalternos.


Hay muertes directas e indirectas. La corrupción mata. Si no hubiéramos tenido presidentes corruptos ¿cuántos peruanos se hubieran vacunado? Muchas muertes evitadas, familias desgarradas, futuros truncados, miseria asegurada para muchos huérfanos. Un país mutilado.


El que daña a su país intencionalmente es un traidor a su patria. El que dirige una empresa o tiene una posición ejecutiva es cómplice. Todo empleado de esa empresa es parte del crimen organizado y debe ser tratado como cual. Muchos dentro de la organización saben lo que pasa, pero prefieren el silencio. Eso es darle la espalda a la prosperidad y seguridad de la patria. Traidores.


En la historia de adquisiciones del Cuerpo de Bomberos del Perú, el apellido Zapata destaca en demasiadas compras. Urge que la familia Zapata sea investigada detalladamente con las empresas que crean para hacer negocios con el gobierno peruano. Deberíamos tener fiscales especiales, necesitamos una nueva legislación. Los delitos de corrupción no deberían prescribir.


Espero el día que nuestro país entienda que la corrupción de funcionarios es un acto de traición a la patria y trate como traidores aquellos que usan y abusan su posición, como privados o funcionarios públicos. Personalmente llevo una lista de 287 nombres que han hecho negocios sucios, son o han colaborado con bomberos corruptos. Que, personalmente me gustaría arrastrarlos hasta el cadalso. Confiscando sus bienes y la de sus familias en caso se hayan beneficiado. Por ejemplo, digamos que un empresario o funcionario público por sobornar o recibir sobornos logró una fortuna que hizo posible una educación a sus hijos en universidades que de otra manera no pudieron pagarse. La perdida de titulo y cualquier propiedad que los hijos lograron por ese trabajo que ese título hizo posible. Si están en el extranjero, esa persecución debe continuar.


Si dejamos claro, con una filosofía draconiana de lucha contra la corrupción, que no hay forma de beneficiarse robando al país y que la nación reclamará cada centavo robado con avidez e intereses financieros, el país avanzara.


Creo que tipificado legalmente como traición a la patria y dando sanciones ejemplares el país dará un mensaje de advertencia que disuadirá a muchos. Creo que si la corrupción afecta la seguridad pública o defensa nacional debe costar la vida de los infractores. Fiscales y jueces especiales deberían dedicarse a sancionar a todo corrupto. Las sentencias de cárcel para los corruptos es demasiado blanda. No debería ser menor de 20 años y para los que sobrevivan la prisión efectiva, la muerte civil permanente y la muerte civil debería ser.


Civiliter mortuus:


  • No acceso a pasaporte.

  • DNI especial para sentendiados por corrupcion; color amarillo con lineas negras.

  • Licencia de manejo color amarillo con lineas negras.

  • Imposibilidad de votar en elecciones locales, regionales o presidenciales.

  • Imposibilidad de tener posición directiva en empresas en el país.

  • Imposibilidad de trabajar para el estado peruano o ser electo para cargo público.

  • Imposibilidad de poseer acciones en empresas peruanas.

  • Imposibilidad de ser propietario de una empresa.

  • Imposibilidad de tener más de una propiedad inmobiliaria y un vehículo automotriz.

  • Pérdida de cualquier título profesional.

  • No cuenta de banco.

  • No tarjeta de crédito.


José Musse

New York