top of page
  • José Musse

La Insuficiente Formación en Lucha Contra Incendios Marítimos

Updated: Jan 30






Según la revista chilena Mundo Marítimo, en los últimos 10 años se ha producido fuego serios en 62 porta contenedores, de acuerdo con el informe de Alllianz Safety y Shipping Review del 2023. Solo en el 2022 hubo un aumento del 17% en relación al año anterior.


El trágico incidente del incendio en el Puerto de Newark, que cobró las vidas de dos bomberos a bordo del Grande Costa d’Avorio, ha puesto en evidencia una brecha crítica en la preparación para combatir incendios: la falta de una formación adecuada en lucha contra incendios marítimos en los departamentos de bomberos en tierra en Nueva Jersey. El reciente informe preliminar emitido por la Guardia Costera de EE. UU. ha resaltado la preocupante realidad de que nuestros departamentos de bomberos locales están mal equipados y no preparados para manejar incendios a bordo de barcos, una deficiencia que tuvo consecuencias devastadoras.


El informe señaló deficiencias alarmantes en la preparación del Departamento de Bomberos de Newark para combatir incendios en barcos de carga. Destacó una ausencia preocupante de capacitación en lucha contra incendios marítimos, experiencia o familiaridad con los buques de carga entre los bomberos que respondieron. Sorprendentemente, el departamento no había llevado a cabo ningún entrenamiento marítimo en casi una década. Incluso cuando surgieron oportunidades de capacitación reciente, los bomberos de Newark optaron por no participar, según revelaron documentos obtenidos a través de solicitudes de registros públicos.


La incapacidad de los bomberos para conectar las mangueras al sistema interno de toma de agua del barco, esencial para suministrar los volúmenes necesarios de agua para controlar el incendio, contribuyó significativamente a que el fuego se saliera de control. Informes indicaron que los bomberos carecían incluso del conocimiento más básico sobre el equipo necesario para la lucha contra incendios marítimos.


El asambleísta William Sampson IV, reconociendo la urgencia de abordar este problema, ha adoptado una postura proactiva al proponer un proyecto de ley que exige capacitación obligatoria en lucha contra incendios marítimos para todos los bomberos de Nueva Jersey. El proyecto de ley, de ser aprobado, requeriría la finalización de un entrenamiento básico en lucha contra incendios marítimos dentro de un año de su firma, seguido de un entrenamiento avanzado dentro de dos años.

En respuesta a la catástrofe, el alcalde Ras Baraka ha propuesto establecer un grupo especial de trabajo para evaluar posibles cambios legislativos y otras medidas. Además, se están llevando a cabo conversaciones con la Autoridad Portuaria para potencialmente construir una instalación especializada en entrenamiento para la lucha contra incendios marítimos en el puerto.


La alerta de seguridad de la Guardia Costera subraya los desafíos únicos que plantean los incendios a bordo de los buques roll-on, roll-off (RO-RO) como el Grande Costa d’Avorio. Estos incidentes exigen recursos de lucha contra incendios especializados y habilidades técnicas más allá del alcance de las agencias tradicionales de lucha contra incendios en tierra. El informe destacó que la falta de familiaridad con los buques comerciales y las técnicas de lucha contra incendios a bordo ha puesto en peligro al personal en incidentes similares en los últimos cinco años.


A pesar de la infrecuencia de los incendios a bordo de barcos, la Guardia Costera enfatizó los riesgos sustanciales que representan para los socorristas no capacitados, especialmente al enfrentarse a grandes buques de bandera extranjera tripulados por miembros de tripulaciones internacionales, muchos de los cuales pueden no hablar inglés con fluidez.


La falta de comunicación efectiva con la tripulación del barco durante el incendio en el Puerto de Newark agravó los desafíos que enfrentaron los bomberos. Las quejas de comandantes del departamento de bomberos destacaron las dificultades para obtener información crucial debido a las barreras del idioma, obstaculizando su capacidad para evaluar y manejar la situación de manera efectiva.


La recomendación de la Guardia Costera para que los departamentos de bomberos locales colaboren entre sí y con las autoridades portuarias para establecer una educación y capacitación regular en lucha contra incendios a bordo de barcos es crucial. Sin embargo, preocupa que Nueva Jersey carezca actualmente de un requisito de capacitación en lucha contra incendios marítimos y de un programa de certificación acreditado para esta habilidad vital.


A la luz de estas revelaciones preocupantes, es imperativo tomar medidas urgentes y decisivas para prevenir tales tragedias en el futuro. Equipar a nuestros bomberos con una formación y recursos adecuados para la lucha contra incendios marítimos debe ser una prioridad incuestionable. La colaboración entre agencias, iniciativas legislativas y el establecimiento de programas de capacitación estandarizados son pasos fundamentales para garantizar la seguridad tanto de los bomberos como de las comunidades a las que sirven.


El incendio en el Puerto de Newark es un recordatorio trágico del precio que pagamos por la complacencia en abordar brechas críticas en la preparación para la respuesta a emergencias. Es hora de que Nueva Jersey esté a la altura de las circunstancias, instituya reformas necesarias y priorice la seguridad y la preparación de nuestro personal de lucha contra incendios en emergencias marítimas. La falta de una acción rápida podría resultar en más vidas perdidas y comunidades devastadas por tragedias prevenibles en nuestras costas.


José Musse

New York

Comments


  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
bottom of page