top of page
  • José Musse

La Compañía de Bomberos Salamanca 127 publica Estupideces




La Compañía de Bomberos Salamanca 127 de Lima, está publicando una serie de afiches que seguramente cree son geniales, cuando en realidad está llena de estupideces. Lo que me recuerda, que una de las razones por las que decidí dejar el país es porque con los peruanos sino con todo latinoamericano siempre se termina discutiendo temas básicos que no son posibles en otras latitudes. Cómo recoger la caca de tu perro en la calle, entre muchas otras.


A su afiche, respondí antes que siquiera lo pensaran publicar, para ser precisos en el 2013. Ni corazón, voluntad, buena vibra ni palo santo ahumado salvan vidas. Que uno ame, guste o disfrute de su trabajo es irrelevante, no importa. En 50 Reglas del Bombero Eficiente escribí: Regla 1: A pocos les importa si amas tu trabajo, pero a muchos les puede afectar si no lo haces bien.


Para ser bombero no se necesita razón, ni corazón. Lo primero es músculo, disciplina, conocimientos técnicos sólidos y equipos apropiados. Como entiendo en el Cuerpo de Bomberos del Perú, hay carencia masiva de esto, lo que más falla es el recurso humano.


Le aseguro que si usted va a un cirujano a operarse y del éxito depende que usted pueda ver, le importara muy poco que ame su trabajo, que le guste el ambiente laboral. Su preocupación será si es competente y la operación será exitosa.


El trabajo del bombero es 50% mental y 50% físico. No hay examen profesional que mida cuánto ama o no su trabajo o si si le gusta el diseño del uniforme, si le gusta el emblema o si le cae simpático el jefe que tiene.


Que el bombero se crea que ha escogido el camino más noble, ya raya con la locura. ¿Qué hay de los sacerdotes y monjas que renuncian a todo lo material? ¿Qué hay de los cirujanos, enfermeros que trabajaron durante la pandemia de Covid? ¿Qué hay del policía que no se corrompe y hace un trabajo contra la delincuencia, las drogas ilegales y el tráfico humano? Podemos mencionar infinidad de profesiones llenas de sacrificio y peligro.


Realmente el auto masaje de ego ya raya con lo ridículo y quizá hasta sea un tema de salud mental. Mejor, menos ego y más eficiencia, que lo que pasó recientemente  en Huacho es rutina. 


Lo que me da la idea de que vaya a esa casa que se quemó en Huacho y les enseñe su afiche publicitario.\



Menos auto halago y mas trabajo en resolver problemas de fondo y esencia.


Que el bombero no lo tenga claro, solo descubre la pobreza mental y se entiende que la falta de recursos materiales es el reflejo, que la cabeza está mal y por tanto, el resto se acomoda en consecuencia.



José Musse

New York City



  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
bottom of page