• José Musse

Jubilación y mentiras de Vito Monopoli


La ley de jubilación de bomberos a los 70 años fue creada para deshacerse del comandante Virgilio Airaldi. Fue una ley promovida por el entonces comandante general CBP Tulio Nicolini Ayarza. Toda la pandilla, incluido Vito Monopoli, no dijo ni pío. Cuando el amo habla, los perros se callan. No se quejó, no protestó. Ahora que le tocan su corazoncito, mejor dicho su bolsillo. Sale a los medios a quejarse, denunciar. En resumen a lloriquear por la mamadera.


Por cierto, cuando se inventó la idea de la jubilación a los 70 años, pasaron al retiro de golpe a muchos voluntarios, que fueron borrados del mapa sin previo aviso. La jubilación de bomberos no era un concepto en discusión ni precedentes en el país. ¿Se afectó al servicio como insinúa Monopoli?, pues no. Todo siguió funcionando, como ahora que ya se aplicó la ley y sigue funcionando. Jubilar bomberos a los 65 años es tarde si nos comparamos a los bomberos españoles que se jubilan a los 55 años y en Estados Unidos, un servidor público después de 20 años puede aplicarse al retiro. Incluye bomberos, policías, empleados del estado y recogedores de basura.


Jubilarse a los 65 años en el caso de los bomberos es tarde. Mire a un adulto mayor europeo y comparelos con un adulto mayor sudamericano. Un hombre está deshecho, sin dientes, con las justas camina y el otro es un clásico, entero con pintura original. Un país con condiciones de vida óptimas y otro disfuncional, hace que los ciudadanos paguen con su salud.


El ex alcalde de la Punta y jefe de bomberos Airaldi era demasiado crítico y problemático para los andares de Nicolini y pandilla. Un obstáculo del que debía deshacerse. Nunca antes una ley de bomberos tuvo nombre y apellido. Como no se tocaba a la pandilla o a la cúpula, todo estaba bien. No había peligro de que se perdiera el servicio de emergencia como ahora quieren asustar a la comunidad.


Con la nueva ley los bomberos están asustados. Vito Monopoli, este nefasto y oscuro personaje que donantes alemanes acusaron directamente de obstaculizar entrenamiento y donación de equipos. Que a la larga evitó que en el Perú se dicte la carrera de ingeniería de incendios con profesores alemanes, está sin piso.


Está asustado Monopoli y otros más como él. Se acaba la mamadera. No auto, radio, teléfono móvil y otros extras. Que miedo, ni el salario del hombre alcanza. Eso es lo que significa la jubilación a esta gente que vive del estado, especialmente de la reputación del Cuerpo de Bomberos del Perú.


Vito Monopoli miente, el CGBVP no es voluntario. Hay salarios, empezando por la cabeza de la institución, choferes y otros más. Los bomberos peruanos son una institución mixta.


Vito no sufra, el CGBVP sobrevivirá sin usted. Claro, no sabemos cómo hará usted para sobrevivir sin el Cuerpo.


José Musse

New York City