• José Musse

Búsqueda y Rescate en Estructuras Incendiándose

Updated: Oct 28, 2021


Entre los bomberos voluntarios peruanos se ha creado un grupo cuyas siglas son BREI por Búsqueda y Rescate en Estructuras Incendiándose. Lo que es una iniciativa que vale la pena comentar y aplaudir. Probablemente lo peor que hace el Cuerpo de Bomberos del Perú es salvar vidas en un incendio. Generalmente los bomberos enfrentan fuegos desde el exterior. Si hay una persona atrapada, esta será quemada por esos chorros de agua que se convertirán en una corriente de vapor a 100 Celsius, expandiéndose entre 1700 a 2100 veces. Cuando no sean quemadas por los mismos bomberos, serán asfixiadas por ese vapor creado por los hombres de rojo, que desplaza el oxígeno.


Muchos bomberos peruanos están tan mal entrenados, que usan chorros con ángulos abiertos, (neblinas de protección) generando corriente de aire que empuja el incendio en el interior, ayudando a su propagación y limitando el tiempo de sobrevivencia de los que están atrapados.


Si el pobre desgraciado no sale por su propia cuenta y el fuego no lo achicharra, todavía debe salvarse de los bomberos peruanos.


La solución es iniciar tareas de búsqueda y rescate antes de un ataque interior o exterior. Esta tarea obliga a colocar un grupo de bomberos en un interior peligrosísimo. Se requiere pericia, una buena dosis de capacitación, coordinación y cojones. Caso contrario, es una tumba segura. Por eso, este grupo puede hacer una gran diferencia.


Acá vienen mis primeras observaciones. Hay macro desafíos a resolver si este grupo no quiere ser más que un pelotón de amigos reunidos discutiendo temas, haciendo prácticas y viendo videos de lo mismo. Aplaudiéndose entre ellos por lo mucho que saben y por lo bien que saben hacer las cosas. Pero el CGBVP seguirá fallando en el rescate de vidas porque es incapaz de resolver los macro problemas para hacer eso que dicen querer hacer, rescatar seres vivos en estructuras incendiándose.


Dentro de los macro problemas quiero mencionar el funcionamiento del mismo voluntariado. Antes de seguir voy a la operación misma. Enviar un equipo de al menos tres para iniciar la búsqueda de víctimas. Esto obliga a establecer un Rapid Intervention Team. Hablamos de una dotación inicial de al menos 10 bomberos o más. No sería mayor problema en servicios profesionales que tienen dotaciones fijas de personal que responde las 24 horas y pueden establecer equipos completos en los primeros cinco minutos de recibida la alarma.


Aquí con voluntarios no se sabe, puede ser uno o dos bomberos un día semana. Si no se resuelve, una veces sí y la mayoría de veces no se podrá hacer de forma segura. No creo que un servicio voluntario sirva en ninguna gran metrópolis, no sin fallarle a sus ciudadanos continuamente. El negarlo, es solo mentirle a la población.


El otro mega problema es que los bomberos peruanos no trabajan ordenadamente. Básicamente se improvisa, sin excepciones y digo sin excepciones porque las operaciones se basan en la experiencia y criterio del Comandante del Incidente y no en reglas o estándares de respuesta. Sin un Manual de Procedimientos en Emergencias solo se aspira a la espontaneidad, a lo que se le ocurra al jefe de turno y como no hay reglas, se llega al micromanagement, que es consumidor de tiempos y energías en donde no las hay. La experiencia y criterio de un bombero adecuadamente formado es importante, pero sin un mismo lenguaje del que todos conocen y entienden, es casi imposible sacarle provecho a esos conocimientos. Por ejemplo, en muchas ciudades un fuego en sótano, se atiende con mangueras 2 ½”. No hay nada que pensar, ni ordenar. Todos lo saben, no hay que perder tiempo en dar órdenes. Se gana tiempo, se es eficiente. En caso de rescate de víctimas en incendios estructurales el tiempo es más apremiante. Aquí y en ese marco, el CGBVP deja el tema abierto para el que está al mando, su opinión y criterio.


Si todo esto se resuelve, hay un detalle todavía para librar. Hay una enorme cantidad de bomberos que no están en condiciones físicas para ejecutar su trabajo. No hay un programa médico de evaluación anual, no hay un programa de educación física. El rescate es la operación que mejor condición física requiere.


Los bomberos peruanos promueven muchas normas NFPA que exigen a la comunidad, pero cuando se trata de ellos mismos, es otra historia. La NFPA 1583, Standard on Health-Related Fitness Programs for Fire Department Members, no se aplica. Se quiere el casco, la ropa, las botas que cumplan las normas NFPA pero nada que les exija a ellos. Ahí no, es otra realidad, es inaplicable dicen.


El bombero puede aprender todo. Entender y asimilar técnicas que harán su trabajo más eficaz y eficiente, pero sin el músculo para llevarlo adelante, es una nulidad. El trabajo del bombero es técnico y de mucho músculo.


Si no se resuelven esos problemas macro, que puedo decirle. El infierno está empedrado de buenas intenciones.


José Musse New York City