• José Musse

Apuntes Técnicos 1

El entrenamiento no es para demostrar que valiente somos. Un fuego violento o intenso que impacte nuestro rostro puede tener implicancias enormes sin importar lo adecuado y protegido que nos sintamos con nuestro equipo de protección. Desde quemaduras, ceguera, aturdimiento.



Los bomberos en la capacitación demoran en reducir su cuerpo a la exposición. Lo que debería ser una reacción inmediata al primer flamazo. Lo primero que se pudiera aprender de una operación como esta es protegerse, porque este no es un ejercicio de extinción. Por cierto, debe ser lo más parecido a la inquisición española del Santo Oficio adaptado a los bomberos, algo para exorcizar al endemoniado miedo al fuego. Probablemente es el instructor que acompaña, el que presiona al alumno. Parece que el bombero aprendiz o alumno es empujado y esencialmente obligado a comerse ese fuego a la fuerza. Se nota su miedo, su total sumisión.


No creo en técnicas de aprender a perderle el miedo al fuego, menos en una como esta. Creo que la expectativa de un alumno sometido a una técnica salvaje sería renunciar, alejarse de la academia de bomberos. Un servicio tan bestial que cree en técnicas como estas solo expone vidas y la salud de su personal en forma innecesaria.


El entrenamiento en los servicios de emergencia debe prepararnos para resolver los potenciales problemas que podemos encontrar, pero no debe el entrenamiento causar daño, porque de hacerlo ya no es entrenamiento, es accidente en el campus de práctica. Me pregunto si este fuego que no ha causado daño físico como parece, quizás ha causado un daño psicológico difícil de detectar.


Conforme NFPA 1402 Standard on Facilities for Fire Training and Associated Props, desde la edición 2002 ha ido evolucionando, incorporando mejoras en el diseño y la seguridad en las instalaciones para garantizar la vida y seguridad de los bomberos o estudiantes bomberos.


En el 2006, cuando se revisó el capítulo 10, 13 y 14. El comité técnico fue enfático. No hay excusa para la muerte o lesión de un bombero mientras entrena.


El objetivo es claro. Es entrenar bomberos en forma eficiente, efectiva y de forma segura. Lo que se repite nuevamente en la NFPA 1403 Standard on Live Fire Training Evolutions, donde se hace énfasis en preparar bomberos para responder a incendios estructurales; interior y exterior, siempre minimizando los riesgos de los estudiantes bomberos.


Uno de los objetivos de los campus de entrenamiento es promover operaciones seguras. Un Mayday o llamado de un bombero desaparecido o caído debe ser visto como una falla operacional en el servicio de bomberos. En caso de bomberos profesionales el problema de lesión en el trabajo impacta directamente el presupuesto y seguros de heridas, compensación y horas de trabajo perdidas.


Enseñar el comportamiento del fuego, sus fases y las herramientas de controlar diferentes escenarios es más que suficiente para dar seguridad y confianza. No existe tal miedo al fuego, existe nerviosismo porque no se sabe qué hacer y un entrenamiento competente es la única forma de exorcizar el problema.


José Musse

New York

118 views
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

©1997 - 2021 DESASTRES.ORG

INCIDENT COMMANDER MAGAZINE