Vea lo más popular del bombero José Musse

 
 

Jose Musse

Jose Musse Jose Musse  
 
Página oficial de José Musse, el bombero más leído y comentado en español.

Análisis de incidentes y criticas a la respuesta a emergencias desarrollado desde 1997 por José Musse

 

 

Los 10 mandamientos que debe seguir todo comandante de incidencias según José Musse  
 
 
 
   
 
¿Qué Método Emplear para el Rescate Canino en Catástrofes?
David Rodríguez Carrasco
Publicado - Published: 22/11/2009

Un tremendo dilema que siempre ocupa los momentos iniciales a la conformación de un equipo canino, o de una unidad de rescate en catástrofes, es esta simple pero endiablada y necesaria pregunta, ¿qué método emplear para la formación?

En nuestra comunidad internacional existen numerosos métodos enormemente diferenciados, o con grandes similitudes entre ellos, o incluso algunas evoluciones mejoradas con el paso de los años. ¿Es uno mejor que otro, cuál debemos seleccionar, existe un sistema que actúe como panacea?, son preguntas que abordaremos a lo largo del presente artículo.

Método es una palabra que proviene del griego, meta = hacia, a lo largo; y odos = camino, que hace referencia al medio utilizado para llegar a un fin. Su significado original señala el camino que conduce a un lugar, y debería en el caso que nos ocupa, identificar claramente el procedimiento, modo de operar y proceder, para la formación de los equipos caninos de rescate. Al nombrar al equipo canino de rescate, englobamos tanto al can, como al guía en el adiestramiento. Ambos precisarán ser enseñados en la disciplina escogida.

El método científico, más concretamente el que nos atañe, es el conjunto de pasos seguidos por una ciencia, para alcanzar conocimientos válidos que puedan ser verificados por instrumentos confiables, en este caso los utensilios para el análisis pormenorizado psíquico-físico del propio equipo cinológico. Podría decirse que este método científico es un conjunto de pasos, que permite al investigador dejar a un lado su propia subjetividad, sobre todo tratándose en alto grado, de análisis conductuales tanto de perros como de humanos (con la función de guía). Resulta fácil en la obtención de datos cualitativos, el que se induzcan el establecimiento de prejuicios o subjetividades dentro de las referencias obtenidas. Favorecer la objetividad, definir la terminología a emplear, utilizar un método basado en el carácter científico, para la elaboración de hipótesis, elevando a teoría el conocimiento obtenido tras las consecuentes experimentaciones y observaciones; ha de ser condición sine qua non, para plantear los pilares de un sistema de formación especializado en rescate canino.

El método científico se encuentra sustentado en dos pilares fundamentales. El primero es la reproducibilidad, es decir, la capacidad de repetir un determinado experimento en cualquier lugar y por cualquier persona. Por tanto, cualquier método de rescate canino, debería establecer las premisas exactas, para que cualquier individuo que las siguiera, formara a un equipo canino de rescate, de la misma forma que el investigador del método. Resulta fundamental en este pilar, la comunicación y publicidad objetiva, inequívoca e inteligible, de los resultados, técnicas y recursos obtenidos. El segundo pilar es la falseabilidad. Mediante él, toda propuesta científica, tiene que ser susceptible de ser falseada, por casos que discrepan de los planteamientos preestablecidos. La ciencia no debería ser ni absolutista, ni autoritaria, ni dogmática; y por supuesto ningún investigador, debería dejarse llevar por estas premisas, ya que con alto grado de probabilidad podría caer en el error de integrar prejuicios cognitivos, al trabajo propio ya ejecutado. Todo el conocimiento científico está sujeto a posibles revisiones, estudios y modificaciones.

Tras varios años dedicándome al estudio exhaustivo de numerosos métodos, a día de hoy, puedo dilucidar, por mi propia experiencia personal, que existen numerosas metodologías que integran este proceso científico, obteniendo resultados óptimos. Este hecho definido, debemos aprender a identificarlo, para una correcta selección del proceso formativo definido en un método, que establecerá el adecuado y homogéneo adiestramiento de los equipos caninos de detección (dentro de la individualidad de cada perro y guía). Por ello traslado a este texto, el pensamiento de que no se debería inducir el anquilosamiento de los métodos de trabajo, en las unidades caninas de rescate, debido a posibles oficializaciones o reconocimientos oficiales de sólo y exclusivamente un único o varios sistemas de trabajo, dentro de una estructura que precisa metodológicamente hablando, ser flexible, evolutiva y permanecer en constante avance, debido a la posible generación de avances científicos-tecnológicos, que optimicen los modos de formación e intervención. La adecuación y flexibilidad a nuevas técnicas de trabajo en los equipos caninos de rescate, y las no individualizaciones metodológicas, conllevarán la imperante necesidad del ajuste a nuevos avances científicos a nivel internacional, no solamente en el ámbito cinológico, sino también en los equipos de rescate relacionados con la intervención de las unidades caninas; por ello se hace indispensable el intercambio de conocimientos, no solo dentro de la misma estructura de la unidad, sino también con el exterior, para optimizar al máximo, los valores de rapidez y eficacia en la localización de personas sepultadas, bajo cualquier elemento sepultante. Como ejemplo para la adaptación a nuevas metodologías de trabajo demandadas por nuestra sociedad, cabe destacar el avance de la búsqueda de cadáveres sumergidos en ríos o pantanos, que implican una mayor delimitación de las zonas de trabajo, para los grupos especializados en actividades subacuáticas.

La integración en las unidades caninas, de avances científicos-técnicos y tecnológicos, marcan de forma acusada el progreso en una infraestructura a desarrollar, no quedando en ningún momento obsoleta, en caso de irse ajustando a los mismos; por ello, resulta muy importante la adecuación de los contenidos que se desarrollen en la mencionada disciplina de trabajo, a los adelantos actuales, dentro siempre de un orden y una necesaria homogenización de las bases científicas para este tipo de trabajo. Esa integración no debe ser inmediata, y precisaría de unas comprobaciones en centros, por ejemplo I+D+I (de Investigación, Desarrollo, e Innovación Tecnológica); para una correcta verificación e implementación de ventajas sobrevenidas por la evolución.

Aunque existen gran cantidad de técnicas y recursos conductuales (en adelante T&RC) para el adiestramiento canino, todos ellos se pueden clasificar en dos grandes categorías (dentro de numerosas clasificaciones existentes, de las cuales observaremos la expuesta), atendiendo a su aplicación e incidencia, siendo las siguientes: T&RC de adiestramiento canino basados en las teorías del aprendizaje y T&RC de adiestramiento canino basados en etología canina.

Las técnicas y recursos basados en las teorías del aprendizaje se concentran en la modificación de conductas del ejemplar (Canis Lupus Familiaris, el perro), obviando la conducta social típica de la especie canina.

Por otra parte, las técnicas y recursos basados en la etología canina se centran en la conducta natural típica y social de los perros (proveniente de una gran carga genética del Canis Lupus, el lobo), priorizando el establecimiento de jerarquías de dominancia en la manada.

Realmente existen gran cantidad de técnicas y recursos conductuales perfectamente definidos y válidos para el adiestramiento de canes, destinados al rescate canino en catástrofes. Es por ello que una vez más podemos vislumbrar como numerosos métodos o sistemas de formación e intervención, concluyen formando equipos caninos de gran calidad y eficacia, que localizan a personas sepultadas en cortos lapsos de tiempo.

Para una correcta dosificación individualizada de estas T&RC, resulta muy importante la experiencia y conocimientos del propio instructor; que determinará el posible éxito en la formación del equipo canino, siguiendo en todo momento las fases del proceso formativo definidas en el método escogido. La transmisión de estos conocimientos a los guías, propiciará la autonomía de los mismos, a la hora de trabajar y adiestrar; siendo conducidos a través de su instructor, con la intención de que en un futuro, sea un equipo canino o unidad canina totalmente sostenible e independiente.

Una adecuada selección del grupo humano especialista que conformará la unidad canina de rescate, mas un conjunto de canes con el nivel de aptitudes necesarias, para asegurar su correcta formación, mediante un método avalado con respecto a las propiedades definidas, afianzarán no solo la configuración del grupo, sino su perdurabilidad tras la obtención de éxitos. No debemos obviar en ningún momento, la voluntariedad del especialista y aptitud del can, que serán las premisas determinantes que establecerán el nivel de motivación interna para trabajar y hacer continua en el tiempo, la unidad canina de rescate. Por supuesto, el método perfectamente definido, será la herramienta actualizada que asegure la prolongación de nuevos equipos caninos, en un futuro; no haciendo indispensable la figura del instructor para la perdurabilidad de la propia unidad, induciéndose de manera errónea así la expiración del grupo, por motivos de protagonismo o rivalidad. Nuestra sociedad y la constante implementación de normas ISO con respecto a la calidad, llegará con total seguridad a estas disciplinas de trabajo. Mediante la aplicación de las mismas, se protocolizarán las actividades preventivas, formativas e intervinientes, se determinarán funciones y grados de responsabilidad, además de garantizar la calidad en la formación de los equipos caninos. Este debe ser un documento vivo, que requiera de las actualizaciones pertinentes para su adecuado funcionamiento; pudiéndose sopesar y cuantificar de manera exacta el trabajo desarrollado, verificándose la consecución de objetivos prefijados y el correcto ejercicio de las funciones.

El aprovechamiento de las nuevas técnicas y conocimientos en psicología básica del aprendizaje, etología clínica veterinaria del perro, etología canina, veterinaria y demás avances científicos, en numerosos campos; constatan la interactuación de experiencias y preparación previa, con los nuevos adelantos de nuestra evolutiva sociedad a la que debemos irnos adaptando. Por ello el trabajo preventivo dentro de las UCRs, y la polivalencia de sus especialistas a la hora de ejecutar otras actividades, relacionadas con el rescate y la extracción de víctimas, apeos, apuntalamientos, etc…, afianza a las propias unidades como elementos rentables, funcionales y necesarios para el desarrollo del mundo de la emergencia.

Este aspecto científico que estamos tratando de exponer, a lo largo del presente texto, cada vez está teniendo mayor relevancia, debido a las actividades periciales por parte de equipos caninos de detección, en cualquier diligencia, incluyendo por supuesto el rescate canino en catástrofes. La argumentación científica basada en datos empíricos, del trabajo desarrollado por un equipo canino, es la única base constatable en el campo judicial, para la necesaria valoración positiva de una correcta o incorrecta actuación.

Las múltiples vertientes “ideológicas o académicas”, que se encuentran creando diferentes escuelas, no deben ser motivo de disputa o problema, sino todo lo contrario de aunar esfuerzos en pro del salvamento de vidas humanas. Cada vez se hacen más necesarios los intercambios y puestas a punto, llevadas a cabo en el campo práctico, mediante simulacros, por unidades o equipos caninos que emplean distintos sistemas, pero con iguales resultados. La tolerancia y el respeto deben ser directrices básicas, para las discusiones constructivas metodológicas, sustentadas en el carácter científico. De las controversias y las diferencias estudiadas, aparecerán cada vez mayores avances en las metodologías científicas aplicadas al perro de detección.


   
 
PARECE MEN
JAVIER LUQUE - 22/11/2009
a mi me gustaria saber a cuantos siniestros has ido tu dirigiendoa alguna unidad canina de rescate para poder constatar lo que estas diciendo y tambien me gustaria saber cuantos ejemplares caninos has consolidado con el metodo Arcón sistema que hasta hace muy poco defendias a ultranza y en el que estas formado, un saludo para todos los rescatadores hispanos.
---------------------------------------------
Un llamado
Giddel - 23/11/2009
Que magnifica visiòn la que has compartido con nosotros ahora; despues de una magistral discusiòn nos llamas a retomar la escencia de nuestra mision,salvar vidas, como foco de toda acciòn.
---------------------------------------------
!!!vaya ca
Fidel Suárez Flores - 24/11/2009
Puede que la pregunta: ¿qué método emplear para la formación? resulte endiablada, pero fíjate David que a mí me resulta más endiablada aún si cabe, una palabra que utilizas al final de tu artículo; es la palabra tolerancia. Desde que el hombre pudo fijar su propia historia para el estudio y conocimiento de generaciones posteriores, la palabra intolerancia ha definido la parte más oscura de nuestro comportamiento. Desde los enfrentamientos a pedradas a los ataques quirúrgicos, el ser humano y su intolerancia han marcado la diferencia con el resto de seres con los que en una época u otra han compartido la vida en este planeta. Frente al nuevo orden mundial podemos encontrar no pocos acontecimientos en nuestra historia más reciente, que destrozan toda esperanza de que la intolerancia nos abandone definitivamente algún día. Por tanto, en la actualidad, ¿quién se autodefiniría como intolerante? Hoy día, palabras y expresiones socialmente aceptadas, permanentemente rentables y comodines en cualquier foro de opinión son: aunar esfuerzos, intercambios y puestas a punto, constante avance, flexibilidad, respeto y cómo no, TOLERANCIA. Empléalas en cualquier circunstancia y tendrás el éxito asegurado. Teniendo todo esto en cuenta, si te planteo una enmienda a la totalidad de tu artículo, correría el riesgo de quedar como un intolerante y si rebato el contenido argumental y la retórica empleada entonces me ganaría calificativos como inflexible, absolutista, autoritario o dogmático. Y como no quiero eso, se me ha ocurrido algo que nuestros lectores pueden encontrar muy interesante. Consiste en comparar algunas de tus opiniones actuales con otras que reconocías no hace tanto tiempo. Te voy a poner un ejemplo: en tu artículo “¿qué método emplear para el rescate canino en catástrofes?, afirmas: “Por ello traslado a este texto, el pensamiento de que no se debería inducir el anquilosamiento de los métodos de trabajo, en las unidades caninas de rescate, debido a posibles oficializaciones o reconocimientos oficiales de sólo y exclusivamente un único o varios sistemas de trabajo, dentro de una estructura que precisa metodológicamente hablando, ser flexible, evolutiva y permanecer en constante avance, debido a la posible generación de avances científicos-tecnológicos, que optimicen los modos de formación e intervención. La adecuación y flexibilidad a nuevas técnicas de trabajo en los equipos caninos de rescate, y las no individualizaciones metodológicas, conllevarán la imperante necesidad del ajuste a nuevos avances científicos” En cambio, el 06 de abril de 2004, en tu artículo “elección del Método Arcón” (artículo que se puede leer en su totalidad en esta misma revista), opinabas esto otro: “Por supuesto un método jamás se puede considerar como tal, hasta que no se encuentra culminado completamente, demostrando que ha alcanzado las máximas cotas de los factores nombrados anteriormente (máxima rapidez y eficacia en la búsqueda), ya que si fuera probable una mejor optimización, precisando nuevos cambios, cabría la posibilidad a la hora de intervenir, de que una persona sepultada con vida, quedase sin señalizar, falleciendo en consecuencia por una terrible negligencia, al no explotar totalmente el potencial del perro”. Respecto al asunto de las oficializaciones, en ese mismo artículo, realizas un estudio comparativo pormenorizado con el método K:SAR, y esto es lo opinabas entonces: 11.-KSAR. Aunque el método K-SAR, se encuentra extendido en gran parte de Latinoamérica, no posee en ningún país, región o área local, el reconocimiento de metodología oficial para la formación e intervención de equipos caninos de salvamento en catástrofes. “11.-ARCÓN. Debido a la constatada rapidez y eficacia del método Arcón, tanto en intervenciones como en simulacros oficiales, varios países están en trámites de iniciar la oficialización del citado Sistema, como método para la formación e intervención de equipos caninos de salvamento en catástrofes. Como el último caso sucedido en el X Curso Internacional, donde el Gobierno de Ecuador tras acuerdo Ministerial Nº 009, del 27 de enero del 2004, ha oficializado el Método en su país.” Otro ejemplo: en tu último artículo, afirmas: “Tras varios años dedicándome al estudio exhaustivo de numerosos métodos, a día de hoy, puedo dilucidar, por mi propia experiencia personal, que existen numerosas metodologías que integran este proceso científico, obteniendo resultados óptimos.” Fíjate lo que decías en tu artículo: “el desplazamiento en altura de los equipos caninos en catástrofes” el 17-junio-2004 “Me gustaría hacer una breve reseña, pero de carácter extremadamente importante, ya que después de haber estudiado con detalle multitud de metodologías, tuve conocimiento de la existencia del Método Arcón, un sistema para la formación e intervención de Equipos Caninos de Salvamento en Catástrofes, Método en el cual me conforme como instructor después de la realización de numerosos cursos formativos” O lo que opinabas el 04 abril 2004 en el artículo “elección del Método Arcón”. Mientras explicabas la importancia de la autonomía y la concentración para garantizar que el perro explote todo su potencial físico y síquico, decías lo siguiente: “Desde hace muchos años, el hombre ha estado equivocado a este efecto en la formación canina del rescate en catástrofes, no dando crédito aún a ver equipos caninos excepcionales que desempeñan las búsquedas sin ningún tipo de presión ni sometimiento, siendo el perro por sí solo, el que desarrolla toda la búsqueda y el principal protagonista de este trabajo (hecho totalmente verificable en los equipos caninos arconianos).” Mejor que seguir poniendo ejemplos, animo a los lectores a que sean ellos mismos los que puedan contrastar las ideas que expones en tu último artículo con los anteriores publicados en esta misma revista. Pero como las personas tenemos derecho a cambiar incluso radicalmente, el problema no es, ni mucho menos, el tremendo contraste de tus propias ideas; creo que lo realmente controvertido es que algún lector piense que los que no estamos en absoluto de acuerdo con tu opinión actual seamos en términos absolutos; anquilosados, inflexibles, autoritarios, y sobre todo, cómo no, intolerantes. Mira David, yo también llevo años estudiando, lo llevo haciendo ininterrumpidamente desde enero de 1997, pero lo que verdaderamente me da autoridad moral a todos los niveles a la hora de realizar el mínimo comentario sobre rescate canino en catástrofes es el hecho objetivo de haber participado en el terremoto en Taiwán, septiembre de 1999, en el terremoto en Turquía, noviembre de 1999, en el terremoto la India, enero de 2001, en el terremoto en Irán, diciembre de 2003, en el terremoto en Marruecos, febrero de 2004, en el tsunami en Sri Lanka, diciembre de 2004, en el terremoto en Pisco (Perú), agosto de 2007, así como en no pocas intervenciones en el ámbito local. Cientos de horas trabajando con mis perros en escenarios reales, con cadáveres y personas aún vivas bajo mis pies, con los últimos restos de nuestras fuerzas después de días y noches ininterrumpidas realizando batidas tras batidas, con la presión, además, de familiares desesperados esperando resultados, es mi aval para afirmar con toda humildad pero con la misma rotundidad que el Método Arcón es el sistema para la formación e intervención de equipos caninos en catástrofes más efectivo que existe en el planeta. Desgraciadamente, he sido testigo sobre el terreno, en demasiadas ocasiones, de los tremendos estragos producidos por la negligente participación de equipos formados con otras “metodologías”. Créeme David, te aseguro que no es ningún placer ni supone ningún privilegio tener esa experiencia. No tengo nada en contra de que quieras parecer un erudito utilizando un lenguaje más o menos técnico-retórico. Pero sí me gustaría que las personas que encontramos en las zonas de desastres con familiares desaparecidos, siguieran depositando todas sus esperanzas en nuestro trabajo y confiando plenamente en nosotros. Por eso, no puedo estar de acuerdo con el contenido de tu artículo, David, lo siento muchísimo. Veintitrés años como bombero profesional han servido entre otras muchas cosas para afianzar mi deseo y voluntad de servir a los demás. Ese es mi único objetivo del que nada, ni nadie me ha apartado en todos estos años. Tienes todo el derecho a cambiar, de la misma forma que otras personas, entre las que me encuentro, tenemos derecho a conservar los ideales que nos vinculó con el trabajo de bomberos. Pero por favor, David, no te confundas, eso no se llama intolerancia. La rigurosidad no es opcional en este trabajo, es una auténtica obligación, por eso, nuestros resultados quedarán siempre reflejados en informes oficiales al alcance de todo el mundo. Estos informes contienen y contendrán siempre datos objetivos (cifras, nombres y apellidos). Si posees informes oficiales de resultados obtenidos con “métodos” distintos al Método Arcón, publícalos y ganarás credibilidad. Y si posees alguna documentación escrita donde se desarrolle el contenido de algún “método” distinto al Método Arcón, publícala también para que la podamos conocer. Por último, David, la ética tampoco es opcional en nuestro trabajo. Desde el instante en que decides servir a los demás, quedas fuertemente unido a unos valores que desde luego deberían estar blindados ante las tentaciones que a veces ocasiona trabajar para una administración.
---------------------------------------------
SIEMPRE CO
jose - 25/11/2009
Creo que lo que se quiere decir aquí. Siempre hay que estar con los ojos bien abiertos Y así coger algo que se nos escapa ya sea del método que sea o del mismo. Y tras su analización de su porque que cada uno actúe pero sin dejar su profesionalidad Lo importante es darnos cuenta de que no estamos avanzando o nos estancamos Ya sea un método u otro lo importante es avanzar Un hombre siempre es esclavo de sus palabras pero con el tiempo puede cambiar de opinión y el que no que tire la primera piedra. Pero en cuestión de métodos el orgullo nos puede y no abrimos los ojos Que cada uno abra los ojos y vea su trabajo comparado con los demás. Si es el que mas avanza ya sabemos de quien aprender sin duda Un saludo David
---------------------------------------------
Ex-abander
M. López - 26/11/2009
Hola David!! He leído por tres veces el texto que has escrito haciendo una intensa busqueda, sí busqueda, de la palabra "Arcón" y no he sido capaz de encontrarlo, me parece que estas confundiendo la profesionalidad con la falta de amistad, me explico, hace bien poco eras el máximo defensor del método Arcón, defendiendo a capa y espada dicho método, atacando a todo aquel que hiciera algún comentario contrario a dicho método que te vio "crecer" profesionalmente y que te involucró tanto en este mundo del rescate canino. Bueno, ahora por una falta de amistad con Jaime Parejo, parece ser que esta defensa del método Arcón la has dejado de lado para ahora dedicarte a atacarlo sutilmente. Me gustaría que nos comentaras en cuantos trabajos de verdad (llamese terremoto, derrumbe de vivienda...) has podido comprobar cualquier método, incluido el método Arcón, porque por aquí hay algunos, como J.Luque,Fidel, el mismísimo Parejo y el que te está escribiendo que sí te pueden cetificar que ese método que tú siempre defendias hasta dar asco de tanta defensa, es el método, nosotros si tenemos la honorabilidad para defender el método Arcón por haberlo mamado en escombros de verdad, no en simulacros, no David, en el tajo, lleno de mierda y sudores, como dice Fidel, teniendo a los familiares de los sepultados en las orillas del derrumbe, pidiendonos por favor que localicemos a sus familiares, tú no sabes lo que es localizar a una persona con vida, no sabes lo que se siente cuando tú perro no marca despues de una busqueda perfecta, en fin David, de nuevo te repito que creo que NO debes confundir la falta de amistad con la profesionalidad. Hablas de certificar el método, más certificaciones te hacen falta ahora para decir lo que siempre has dicho, ahora si y antes no, aclarate David, aclarate ¿compañero?. M.López
---------------------------------------------
SUBLIMINAL
Intendente LUIS ALBERTO MARIN GUERRERO - 30/11/2009
Quienes tenemos credibilidad y sobre todo responsabilidad en el salvamento con perros y demás áreas de detección, no podemos por sentimientos personales utilizar nuestras posiciones para enviar este tipo de mensajes que atentan, como en este caso contra el Método Arcón, cuya eficacia demostrada y respaldada por documentos oficiales y periodísticos de la más alta fidelidad y que usted mismo comprobó en los cursos y simulacros en los que ha participado. Como sabes el Método Arcón está plenamente culminado y es el único que clausura los cursos con perros formados durante las jornadas de trabajo que se desarrollan durante un mes, para que sean los mismos estudiantes, comunidad en general y personalidades con alta responsabilidad oficial y administrativa los que constaten la efectividad del mismo. Podemos trascribir suficiente información sobre metodología de la investigación y el método científico, pero en este caso sobra y no es más que una cortina de humo para empezar a ocultar la realidad del asunto y hacer ver lo que se quiere desde el punto de vista personal. Concretamente el Método Arcón cumple con todo el rigor científico y desde su culminación y creación, lleva 15 años de reproducibilidad, la que se ha dado gracias a los cursos formativos Arcón, porque como usted bien sabe la complejidad del mismo necesita de una alta dosis de estudio y asimilación. Cuando hablas de falseabilidad te remites concretamente a la hipótesis materia de estudio y el Método Arcón no está en una etapa de hipótesis es simplemente el resultado, es el know-how producto de una investigación con rigor científico, con toda la comprobación y validación, por parte de muchos expertos y empíricos en el tema del entrenamiento de perros detectores. Con lo que afirmas das a entender que todo sistema de entrenamiento canino debe permitirle a cualquier persona, que con sólo leerlo pueda entrenar a su perro, nada más descabellado, porque no conozco al primero que lo haya hecho leyendo un manual, viendo un video o recibiendo información a través de la web. Siendo así cerraríamos todas las escuelas a nivel mundial, donde se entrenen perros detectores en cualquiera de sus áreas. Pero finalmente te contradices cuando hablas del papel y las habilidades del instructor, figura que será indispensable en toda Unidad Canina, tan importante como la competente labor del Jefe de Unidad y que de hecho todo guía debe esmerarse por alcanzar este nivel de instructor para garantizar que en el futuro no se degenere el método científicamente comprobado. Cuando hablas de de la individualidad de cada perro y guía para escoger X o Y método, estás contradiciendo varias cosas porque así resulta muy difícil optimizar al máximo, los valores de rapidez y eficacia en la localización de personas sepultadas, porque bajo este postulado, simplemente se invierte tiempo, esfuerzo y demás entrenando perros que no superan las más exigentes pruebas para cualquier área de detección y los cuales con toda seguridad después de 18 o 24 meses de entrenamiento, como sabes lo utilizan, seguramente darán muy buenos resultados, pero no con el ciento por ciento de efectividad. Por lo anterior cabe resaltar que por experiencia propia como instructor en diferentes áreas de detección, Auditor y jefe de Unidades Operativas Caninas en diferentes partes del país, con una experiencia superior a los 17 años, puedo asegurar que la reproducción de técnicas y sistemas, basados en la individualidad de cada persona y cada perro, no garantizan éxito en el entrenamiento y la intervención, lo que se puede medir cuando al evaluar los equipos se evidencian cualquier cantidad de fallas, que incluso los propios guías e instructores no advierten, o lo peor, no saben cómo solucionarlo. Caso contrario sucede cuando los procesos son estandarizados y cuando en el caso concreto de Arcón, los problemas se solucionan dentro del mismo proceso de formación, manteniendo y potenciando los necesarios niveles de Autonomía, Motivación y Concentración durante la conducta de búsqueda, porque el nivel de estos tres parámetros son los que determinan el éxito o fracaso en la formación o la intervención, lo que resulta muy fácil de determinar cuando se evalúan equipos caninos y se observa que las fallas se relacionan con cualquiera de los tres; en el caso de buenos perros (con aptitudes) y en el caso de las individualidades cuando se insiste en entrenar perros medianamente buenos, concluyendo todo esto en que es tan importante el Método de formación como la selección de un excelente perro. Entonces ¿Cuál es el dilema? Tener excelentes perros y un excelente método de entrenamiento o perros medianamente buenos con un método que se les ajuste, calidad o cantidad… En cuanto a las oficializaciones, debes tener en cuenta que quienes las han hecho y los que estamos en ese proceso, lo hacemos porque hemos observado calidad y efectividad en el Método Arcón (aunque no lo menciones por ningún lado), con el fin de asegurar el salvamento de potenciales víctimas, porque hemos vivido tragedias como la del Cotopaxi en Ecuador o la de Armenia en Colombia, lugares donde muchos equipos caninos de rescate pasearon sin obtener resultados y que en el caso de Armenia quedaron develadas las actuaciones de estos grupos tras la intervención efectiva de los equipos Arcón. Además si observas detenidamente los procesos de oficialización son adelantados por personas con alta responsabilidad administrativa y oficial, personas que tienen que responder a futuro tanto civil como penalmente por sus actuaciones. Finalmente cuando hablas de flexibilidad y evolución, debes pensar que no tenemos que esperar a que sucedan los desastres para ir a ensayar o comprobar si este u otro método es el indicado, porque con las vidas humanas no se juega como muchos lo han hecho y luego aparecen como héroes de esos eventos. Pero sin reconocer sus fracasos y faltas éticas, sí aplican los descubrimientos de Jaime Parejo y las teorías que ya existían, pero que fueron primeramente aplicadas por él, sin reconocérselo; logrando su evolución por la debida y necesaria flexibilidad que necesitan por no tener unas bases sólidas.
---------------------------------------------
¿Es necesa
Rodrigo Recabarren - 01/12/2009
Apreciado David: Lo primero que conocemos antes del método es el axioma, luego pasamos por el teorema para finalmente llegar al método, obviamente en todo este proceso incluso antes de llegar al teorema pasamos por el sistema de ensayo y error, entonces no resulta casualidad que hoy el sistema Arcón se alce como un sistema reconocido y por sobre todo efectivo, ya que para consolidarse como un sistema de formación tuvo que forzosamente someterse a todo este riguroso proceso evolutivo. El paradigma también se encuentra asociado a este proceso comunicativo con la especie canina ya que por sobre todo este sistema se aleja de viejas práctica y viene a establecer una nueva forma de “hacer” ya que rompe con todo lo establecido. En todos estos años he comprendido y aprendido de manera sistemática el porque de cada técnica conductual inherente al sistema el cual hoy día se alza como la base operacional de nuestro actuar, me refiero al método Arcon y no precisamente a Jaime Parejo con quien hemos tenido fuertes intercambios de opinión, incluso alejándonos temporalmente, sin embargo siempre logramos resolver nuestras diferencias en base al dialogo, algo que yo creo que hace mucha falta en este momento. A Jaime le guardo un profundo respeto y una gran admiración fundamentalmente por haberse atrevido a cambiar la historia en lo que a rescate canino se refiere, mas aun cuando deja todo de lado (familia) para atreverse a cruzar no tan solo un continente sino que también a lo mejor sin pensar sobrepasa a veces de manera irresponsable la delgada línea de la estabilidad económica familiar generando por cierto daños emocionales y económicos en los suyos. He leído detenidamente tu articulo y hoy te pregunto (te ruego disculpar que lo haga por esta vía, pero al ver lo que has escrito no me queda otro camino) ¿Es necesario todo esto? Lamentablemente creo que esto servirá de caldo de cultivo para quienes tienen como deporte y practica habitual, las injurias, calumnias y buscan cualquier resquicio para obtener logros intelectuales y enaltecer su ego en desmedro de intentar opacar a otros que trabajan de manera silenciosa, pero responsable contribuyendo de la mejor manera a mitigar en parte el dolor humano, derivado desgraciadamente de las constantes catástrofes que nos asolan. Apreciado David, todos comentemos errores y no seria falto de hombría el reconocer que te has equivocado, por favor, no sentemos un mal precedente, conversemos, dialoguemos, a lo mejor todo tiene solución, pero lo que nunca tendrá solución será ventilar por estas vías nuestras diferencias ya que todo esto generara una controversia a nivel internacional y mas aun fundamentalmente por tratarse de ti, quien años atrás defendías a brazo partido la efectividad del sistema Arcon. En Chile estamos tratando de formar canes de detecten cáncer y todo pretendo hacerlo con la ayuda de Jaime y su sistema, sin embargo te ruego que pensemos por un solo momento en la responsabilidad subsidiaria que nos compete, cada acción, cada palabra tendrá su repercusión y para la gestión que estamos realizando en Chile. Te juro y aseguro que todo esto que esta pasando nos hace un muy flaco favor. Un fuerte abrazo para ti también que te considero mi amigo. Rodrigo Recabarren Rojas Presidente Canes de Rescate sin Fronteras www.rescatecanino.cl
---------------------------------------------
retórica s
Javier - 01/12/2009
Leído semejante aluvión de conceptos desconcertantes, no puedo reprimir mi participación en el asunto que nos ocupa. Y es que veo una respuesta desproporcionadamente dilatada, confusa y ambigua a un tema que simplificado hubiera quedado estéticamente más limpio, e informativamente más sano. Omitiendo y repartiendo méritos queda patente el trasfondo personal y subjetivo de su conato de disertación “pedagógica”; texto por otro lado que por sus incorrecciones deja mucho que desear: no tiene más razón quien más alto habla ni quien más se repite, sino el que demuestra la verdad, sea mudo, sordo o ciego. Por tanto, por mucha terminología científica con que trata de decorar su discurso, los errores conceptuales y la intencionalidad del mismo dejan en entredicho sus conclusiones. Nos dice en frases tan largas como confusas, que “El método científico que nos atañe, es el conjunto de pasos …para alcanzar conocimientos válidos que puedan ser verificados por instrumentos confiables, en este caso los utensilios para el análisis pormenorizado psíquico-físico del propio equipo cinológico”…cuando el método en sí está por encima del análisis psiquico-físico del equipo cinológico. En cualquier caso, dicho análisis responde más a una herramienta selectiva de evaluación de capacidades, y no a un método en sí mismo. O aquella que “resulta fácil en la obtención de datos cualitativos inducir el establecimiento de prejuicios o subjetividades dentro de las referencias obtenidas”, cuando en todo método científico contrastado, la inducción de prejuicios o subjetividades serían variables o interferencias previamente controladas en tanto que los datos –bien sean tipificados como cualitativos o como cuantitativos- son objetivos en sí mismo por definición. Primero nos habla generalizando la simpleza respecto a “la capacidad de repetir un determinado experimento en cualquier lugar y por cualquier persona como uno de los pilares del método científico….” Cuando sería absolutamente pretensioso que cualquier persona estuviera capacitada para reproducir un determinado experimento sujeto a múltiples variables con idéntico resultado en cualquier lugar; ¿Dónde quedaría el control de las variables relacionadas con las habilidades individuales; sensibilidad; formación; técnica….? ¿o las múltiples variables casi imposibles de reproducir de manera exacta de un entorno a otro; de una catástrofe a otra? Para después contradecirse resaltando “la importancia de la experiencia y conocimientos del propio instructor como determinantes del éxito en la formación del equipo canino” e incidir en la experiencia individualizada y en nuevas variables añadidas a la simple reproducibilidad por cualquier individuo…. aseveración esta última más acertada y donde debía haber hecho más hincapié haciendo honor a la justicia. Me parece igualmente inoportuno establecer una diferenciación entre “etología canina” y las “teorías del aprendizaje”; el término “etología” engloba todo tipo de proceso cognitivo relacionado con la conducta animal, estando el aprendizaje obviamente incluido como pilar conductual de la especie. La conducta social de la especie está íntimamente vinculada a las posibilidades de modificación conductual y aprendizaje. En todo caso cabría la posibilidad de desglosar el concepto “etología” en diversos apartados objeto de estudio para su diferenciación y análisis, pero nunca separando el aprendizaje del término “etología”. Vuelvo a pensar que trata de aparentar una formación de la que carece, aturdiendo con datos imprecisos y omitiendo información verdaderamente importante. Puesto que nos habla de “gran cantidad de técnicas y recursos conductuales, que se pueden clasificar en dos grandes categorías, dentro de las numerosas clasificaciones existentes….”, le pediría que dentro de tan dilatada cantidad de técnicas y recursos conductuales para el rescate en catástrofes, nos indicara una docena de ellas avaladas oficialmente con sus respectivas pruebas cronométricas de efectividad en localizaciones sobre simulacros que hayan reproducido situaciones hostiles adversas como lo ha hecho el método Arcón. O dicho de otra forma ¿qué supuestos sistemas han tenido mejores resultados que método Arcón en intervenciones reales, con datos precisos y oficiales? Me temo por Ud que la respuesta está bien clara: NINGUNO !! El resto de los contenidos en relación a bondades y altruismos socialmente plausibles por la audiencia, han quedado fielmente definidos en intencionalidad y formas por el magnífico retrato en la intervención de participantes como el Sr.Fidel Suárez y otros, a quienes desde aquí felicito en sus conclusiones. Motivo por el que no me reiteraré en los mismos y me limito a ratificar como ellos. Un saludo Javier Parra
---------------------------------------------